Daniel Ortega repudia muertes en protestas y aboga por un diálogo por la paz

Por EFE lunes 30 de abril, 2018

EL NUEVO DIARIO, Managua.- El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, condenó este lunes las al menos 42 muertos que dejaron los fuertes enfrentamientos acontecidos desde el pasado 18 de abril en el país, abogó por el cese de la violencia callejera, y envió un mensaje de “no a la muerte” y “sí a la vida” y “sí al diálogo.

Durante una multitudinaria concentración en la Plaza de las Victorias, en Managua, el mandatario pidió un minuto de silencio por los fallecidos, entre los que mencionó a estudiantes, trabajadores y policías, tras las violentas protestas que comenzaron por una fallida reforma a la seguridad social.

Ortega, que estuvo acompañado, entre otros, de su esposa y vicepresidenta Rosario Murillo, dijo que “los fallecidos por estos actos de violencia que hemos visto y que todos hemos repudiado, condenado”, han provocado nuevamente “una profunda herida en el corazón de la patria”.

En su mensaje, el gobernante envió su solidaridad a todas las familias de los fallecidos y se comprometió “una vez más a que la violencia no vuelva a instalarse en Nicaragua”.

Desde que comenzaron las protestas hace trece días, los enfrentamientos violentos que se produjeron en Nicaragua dejaron al menos 42 muertos y un total de 48 desaparecidos, según el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh), mientras que otras organizaciones humanitarias incrementan esta cifra hasta las 63 víctimas.

El país centroamericano vive pendiente del comienzo del diálogo que protagonizarán el Gobierno y el Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep), con la Conferencia Episcopal (CEN) como mediadora, aunque todavía no se ha especificado una fecha para su celebración por parte de los interlocutores.

Sobre el diálogo, Ortega aseguró que el Ejecutivo está “totalmente comprometido” en alcanzar la paz a través del diálogo, “en cualquier circunstancia que se presente, aún en las más difíciles circunstancias que se puedan presentar”.

Según el mandatario, sin embargo hay sectores, que no identificó, que “están boicoteando el diálogo”.

Al finalizar su discurso, el mandatario pidió a las bases sandinistas levantar sus manos y hacer un compromiso con todos los fallecidos.

“No a la muerte, no a la destrucción, no a la violencia, no a la barbarie, sí a la vida, sí al diálogo, sí al trabajo, sí a la paz, y levantando la mano pidamos fortaleza a Dios”, abogó.

Asimismo, pidió fuerza al Señor “para ser instrumento de paz y que donde haya odio, sembremos amor”.

Los sandinistas se concentraron este lunes para mostrar su apoyo al Gobierno y para reclamar paz y diálogo.

También rindieron homenaje a Tomás Borge Martínez, uno de los fundadores del sandinismo, en la conmemoración del sexto aniversario de su muerte.

Además, para conmemorar el Día Internacional de los Trabajadores.

La concentración contó con la participación de empleados públicos y cargos electos del FSLN, además de simpatizantes y ciudadanos afines al sandinismo, así como Víctor Tirado López, uno de los nueve dirigentes históricos de la Dirección Nacional que gobernaron Nicaragua de 1979 a 1990.

Nicaragua atraviesa una crisis que hoy cumple trece días, debido a multitudinarias manifestaciones en contra del presidente Ortega, que iniciaron por reclamos a unas medidas de seguridad social y continuaron a pesar de que el mandatario revocó su decisión, debido a las múltiples muertes causadas por la represión.

Anuncios
Apple Store Google Play
Continuar