Cura párroco Alejandro Cabrera pide desligar celebración fiestas del carnaval de la Cuaresma

Por Carlos Luis Baron Domingo 5 de Marzo, 2017

EL NUEVO DIARIO, SANTO DOMINGO.-El cura párroco de la Policía Nacional (PN), Alejandro Cabrera, al oficiar la misa en el Palacio de la institución del orden, pidió este domingo a las autoridades desligar la celebración de las fiestas del carnaval de la conmemoración de la Cuaresma.

El religioso explicó que la Cuaresma es tiempo de silencio, recogimiento y reflexión, por lo que sugirió buscar otra fecha para la celebración del carnaval.

“No hay manera, le suplicamos a las autoridades competentes a que el carnaval lo hagan antes o después, para no a juntarlo con este tiempo hermoso de la Cuaresma”, manifestó Cabrera.

Aludió que se debe cambiar la fecha de la celebración el carnaval para que esta no coincida con las Fiestas Pascuas.

En ese sentido, el padre Cabrera invitó al pueblo dominicano al recogimiento, la paz, el silencio y sobre todo al ambiente familiar que los une y poner a Dios como centro y fundamento de sus hogares para que reine el amor y concordia.

Carnaval

Las fiestas de carnaval constituyen una tradición de siglos.

Sin embargo, por una desviación y un vacío anómalo de la tradición religiosa conservadora, es, que después del 10 de febrero de este año, el país entra de lleno en sus fiestas de carnaval. Lo que constituye un dolor de cabeza y preocupación de la jerarquía católica.

Estas actividades llenas de tradición y de alegría están muy enraizadas en los genes de los dominicanos, tan “cherchosa y despreocupada como su misma pobreza.

Cuaresma

La Cuaresma comienza el miércoles de Ceniza y termina justo antes de la "Misa de la Cena del Señor" en la tarde del Jueves Santo. La duración de cuarenta días proviene de varias referencias bíblicas y simboliza la prueba de Jesús al permanecer durante 40 días en el desierto previo a su misión pública.

A lo largo del tiempo de Cuaresma, los cristianos son llamados a reforzar su Fe mediante diversos actos de penitencia y reflexión.

La Cuaresma tiene cinco (5) domingos más el Domingo de Ramos, en cuyas lecturas los temas de la conversión, el pecado, la penitencia y el perdón, son dominantes. No es un tiempo triste, sino más bien meditativo y recogido. Es, por excelencia, el tiempo de conversión y penitencia del año litúrgico. Por eso, en la misa católica no se canta el “Gloria” al final del acto penitencial (excepto el Jueves Santo, en la misa de la cena del Señor), ni el “Aleluya” antes del evangelio.

El color litúrgico asociado a este período es el morado, asociado al duelo, la penitencia y el sacrificio a excepción del cuarto domingo que se usa el color rosa y el Domingo de Ramos en el que se usa el color rojo, que refiere a la Pasión del Señor.

POR RAMÓN RAMOS

Foto y video