Culinaria, Ninis y Empleos”

Por Emilio Armando Olivo lunes 16 de enero, 2017

La fusión cultural nuestra ha creado por esta razón, una culinaria tan diversa como nuestra propia identidad o herencia racial.

Desde Europa nos llegó una cocina propia de los colonizadores españoles y franceses, luego la mediterránea se amplió con la italiana y algo de la griega, pero donde más recibimos en épocas recientes ha sido de las comidas árabes.

Muchos de nuestros platos nos llegan además por la herencia aborigen y las que nos traen nuestros ancestros africanos, los que nos traen una diversidad de comida tropical y posteriormente una diversidad de dulces y otros platos desde las islas inglesas del Caribe.

En años recientes, la comida mejicana y de nuestra América Latina, y la nórdica se expanden, las llamadas comidas rápidas, la que se suma a la oriental en especial la china y japonesa, enriqueciendo y diversificando nuestra cultura.

Ahora bien, algo que debemos aterrizar es que hacer o que provechos sacarle a esta fusión de razas o culturas que nos beneficie a todos en especial a la juventud que desea oportunidades.

A nuestro entender, como sociedad debemos enfrentar nuestra triste realidad de que muchos jóvenes Ni estudian, Ni trabajan por razones muy diversas, siendo una de estas la educación y el adiestramiento para el trabajo digno que debemos implementar en muchas áreas del conocimiento técnico y vocacional, aplicados a una educación en culinaria por todo lo que esta significa potencialmente.

Si educamos bien y sabemos que hacerlo bien, no es fácil ni barato podemos incentivar el emprendimiento culinario de nuestra población en el aprecio y desarrollo de nuestra diversidad culinaria en entradas, platos fuertes, dulces y todas las ñoñerías conocidas.

Las academias deben especializarse, pero son pocas que importantizan la industria agroalimentaria y el turismo e incluso el emprendimiento de manera conjunta.

Un joven o un adulto joven, varón o hembra, de toda nuestra geografía que pueda internarse por un período racional y acorde a lo que desea aprender, como cocina china o como hacer pizzas, tacos, sushi, no es igual que el que desea ser embutidor o panadero, dulcero o heladero, en fin su tiempo y costo educativo (que debemos financiar como hacemos mandando al exterior, lo que es bueno también) debe estar acorde a lo que estudiará.

Estas acciones son para evitar los Ninis, así como estimular el emprendimiento de la industria agroalimentaria y en especial el área culinaria, lo que debe ser estimulado por el Estado Dominicano (Presidencia, Educación, Agricultura, Turismo, Cultura, Industria y Comercio, las academias, ongs, productores, padres, maestros, todos somos estado).

Finalmente, insisto en que debemos educar en culinaria y hacerlo bien, pues aunque la educación es para algunos un negocio “lícito”, ser maestro cual sea el área requiere más que solo transmitir ciertos conocimientos. Eduquemos haciéndolo bien en culinaria y tendremos más emprendedores y menos Ninis.

 

Comenta