Cuidemos las economías de nuestros pueblos. Caso El Valle, Hato Mayor

Por Carlos Luis Baron Miércoles 25 de Enero, 2017

Yo quiero hablarles de lo acontecido en mi pueblo de El Valle, Prov. Hato Mayor, con relación al ámbar, porque eso mismo podría pasar en cualquier lugar del país y, antes de que llegue ese momento, los pobladores deben tomar las medidas de lugar para evitar que les pase igual.

Les invito a que, mientras leen el artículo, piensen en lo que era su pueblo, en cómo se ha desarrollado en los últimos años, de lo que han vivido sus habitantes en el pasado y de qué viven en la actualidad y, sobre todo, pregúntense: Qué ustedes han hecho por su comunidad y que podrían hacer en el futuro?

El Valle es considerado como la capital del ámbar. El mote es el resultado de la abundancia en la zona de la piedra en sus diferentes variedades: Azul, amarillo, rojo y blanco.

El tema logró gran popularidad cuando el embajador de la República Popular China, Gao Shoufian, visitó la zona, prometió apoyo económico y envió técnicos en artesanía para desarrollar la explotación del ámbar.

Los habitantes de nuestro país, en especial los de los pueblos, deben preocuparse por mantener viva la fuente que les proporciona los ingresos necesarios para vivir.

Aquí tenemos lugares cuyo sustento depende de una actividad en particular y, lamentablemente, hay muchas personas que apuestan a que lo que les da vida desaparezca o no se preocupan por cuidarla.

Si usted vive en Boca Chica, por ejemplo, donde la playa es lo que prácticamente mantiene esa colectividad, conviértase en un guardián protector de esa playa. Preocúpese por su limpieza, si usted ve algo malo, denúncielo a la autoridades.

Cualquiera que sea el caso de su área o región, manténgase continuamente como un protector de lo que le da la vida a su gente. En Ocoa, por ejemplo, cuidar los invernaderos, en Puerto Plata y Bávaro, proteger las zonas turísticas.

No permita que nada ni nadie atente contra su pueblo, su gente y lo que les da el sustento diario.

El tema del ámbar de mi pueblo El Valle, me llega a través del amigo Luis Manuel Castillo Nolasco, un vallero igual que yo, quien dice que los años 2012, 2013 y 2014, sin lugar a dudas, fueron los de mayor bonanza para nuestro municipio.

Señala, que la abundancia de ámbar y los altos precios de este mineral, hicieron de la economía vallera una de las más sólidas de todo el país.

Por doquier era evidente la escalada económica, pues, en cierto momento, más de 4 mil hombres y mujeres vivían de forma directa del negocio del ámbar, e indirectamente, casi todo El Valle se aprovechó del apogeo de esta resina.

Hoy día las cosas han cambiado y aquella economía que subía como la espuma ha menguado a tal grado que ya ni siquiera el 10% de quienes se dedicaban a esta actividad siguen en eso.

Fue tan grande la fiebre del ámbar que en todos los medios de comunicación del país y en muchas partes del mundo, se hablaba de El Valle y su ámbar azul, único en el mundo, llegando a cotizarse una onza por encima de los 150 mil pesos y hasta mil dólares por un gramo de ámbar elaborado. Lo que significa que una onza de ámbar elaborado llegó a valer sobre los 25,000 dólares (cerca de un millón 200 mil pesos)

Ese auge trajo consigo una gran cantidad de inmigrantes de diferentes pueblos y nacionalidades que aun viven en la comunidad, entre ellos: chinos, rusos, colombianos, venezolanos, italianos, etc.

Que ha pasado con el ámbar?, se pregunta Luis Manuel y se responde asimismo: yo no tengo la respuesta, solo los que han estado envueltos en este negocio tendrán la explicación.

Lo que sí es evidente, agrega, es que una gran cantidad de personas que se hicieron millonarios, hoy día, literalmente están en mala situación, pues, las fortunas que lograron acumular la dilapidaron y muchos la reinvirtieron en el mismo negocio y lo perdieron todo.

Se dice que hubo personas que amasaron fortunas de cientos de millones de pesos y que hoy día se pueden contar con los dedos de una mano los que aun ostentan dinero de esos buenos tiempos.

Lo que no podemos obviar es que ya el ámbar ha desaparecido y por ende la gente del Valle está optando por buscar nuevos horizontes, concluye.

Adolfo Suarez, otro joven vallero dice que el ámbar no ha desaparecido, lo más probable es que su precio en el mercado internacional haya menguado y hoy en día, lo que más beneficioso resultaría, sería su valor agregado, es decir, la elaboración de joyas usando el producto como base.

Dice Adolfo que lo más probable, es que la entrada de mafias internacionales, se hayan apoderado del mercado y eso ha alejado a posibles compradores, que no quieren hacer negocios con mafiosos.

Por su parte Amable Nolasco, también se preocupa por nuestro pueblo y dice que la depresión económica que azota la comunidad en relación al negocio del ámbar, podría deberse a la desaceleración de la economía china, la cual, no solo afecta a las demás economías del mundo, entre ellas, la del coloso del norte, EUA, sino, que ha desplomado el dinamismo económico de la capital mundial del ámbar, El Valle.

Concluye Amable, que el ámbar, no se ha acabado en la zona, lo que ha pasado es, que los precios se han deprimido en razón del poco interés del mercado chino.

Como dije en un principio, lo sucedido en mi amado pueblo, podría ser el caso de cualquier lugar de la República Dominicana.

En cuanto a El Valle, yo soy de opinión de que no todo está perdido. Siempre existe la posibilidad de volver a empezar y, entiendo, que la búsqueda de nuevos mercados podría ser una salida.

En ese sentido, recomiendo: Que se organicen eventos locales de promoción del ámbar con invitados de otros pueblos y países. Que se trabaje para convertir El Valle en un lugar apetecido de visita ecológica de turistas nacionales y extranjeros. Que se unan todos los sectores involucrados, incluyendo los políticos y el Alcalde y analicen las posibilidades de volver a lo recientemente pasado y, como el ave Fénix, renacer de las cenizas.

Aprovecho el tema para llamar la atención de los ciudadanos del resto del país que vivan o se beneficien de cualquier tipo de actividad que genere beneficios a la colectividad.

No se dejen influenciar de los que quieren dañar al gobierno de turno, simplemente por perseguir sus beneficios personales y por ser contrarios políticos.

Dije Gobierno de turno porque, aquí, lamentablemente, los que no son favorecidos por el voto popular, apuestan a que quienes nos estén gobernando fracasen sin importarles lo que le pase al resto de la población.

Es el caso de lo que hoy en día quieren los que perdieron las elecciones quienes apuestan a que nuestro país caiga en el descrédito mundial y el desastre de nuestra economía, simplemente por su interés de mantenerse en la palestra pública y el figureo político.

Mi gente, no se dejen influenciar por los que no les importa el bienestar general, no participen en nada que atente contra la tranquilidad de la mayoría y el bienestar colectivo.

Los que dependen de la agricultura, las zonas francas, la minería, cualquiera que sea su modo de sustento o de acumular riqueza, cuídenlo, mírense en el espejo de El Valle, lo que pasó allá, también les puede pasar a ustedes. Cuidemos las economías de nuestros pueblos.

Por César Fragoso