Cuba activa nueva central para inyectar 33,6 MW al sistema eléctrico nacional

Por EFE miércoles 2 de mayo, 2018

EL NUEVO DIARIO, LA HABANA.- Cuba activó una nueva planta eléctrica en la provincia central de Sancti Spiritus que aportará hasta 33,6 megavatios (MW) al Sistema Electroenergético Nacional (SEN), reducirá pérdidas y mejorará el voltaje en una zona “relativamente vulnerable”, informan hoy medios oficiales de la isla.

Esta nueva inversión millonaria forma parte de la estrategia del Gobierno cubano de incrementar la capacidad generadora del país ante el aumento de la demanda eléctrica, que esperan cubrir con plantas similares de 84 MW en Cienfuegos (centro), y de 67,2 MW en Matanzas (oeste), publica el diario estatal Granma.

La nueva central generadora utiliza combustible diésel y posee 16 motores de tecnología alemana, de los que la mitad está en funcionamiento desde enero pasado para suplir los picos de consumo en el mediodía o la tarde noche, y el resto aún está en pruebas.

Ubicada en las afueras de la ciudad espirituana de Cabaiguán, la planta fue construida cerca de la refinería de petróleo Sergio Soto, de donde recibirá el combustible a través de un oleoducto de 1,2 kilómetros y cuatro pulgadas de diámetro, una instalación que “evita el costoso trasiego en pipas del combustible”.

El enclave está en condiciones de respaldar la demanda de Sancti Spiritus y en caso de emergencias o huracanes, podrá crear un microsistema que permita trabajar en forma de isla que asegure la electricidad a la zona.

En septiembre de 2017 el embate del poderoso huracán Irma provocó que por primera vez Cuba entera quedara a oscuras porque la mayoría de las centrales termoeléctricas de la isla -que cubren el 74 % de la demanda- fueron afectadas por el meteoro.

La suma de averías en varias de las principales plantas generadoras y reparaciones programadas hicieron que en febrero pasado la estatal Unión Eléctrica cubana anunciara interrupciones del servicio eléctrico, que coincidieron con reportes no oficiales de apagones para ahorrar combustible y evitar el “colapso general” del sistema.

La isla, cuya producción de combustible no cubre toda la demanda interna, trata de reducir su dependencia energética del crudo subsidiado de Venezuela, un suministro que se ha debilitado considerablemente en los dos últimos años por la crisis económica en el país suramericano y la caída de los precios del petróleo.

El Gobierno cubano apuesta también por las energías renovables, con el objetivo de que para el 2030 esas fuentes inyecten al sistema 2.334 megavatios a partir de plantas de biogás industrial, centrales bioeléctricas, paneles solares fotovoltaicos, parques eólicos y pequeñas hidroeléctricas.

¡Mantente informado!

Suscríbase para recibir las noticias más importantes del país y el mundo directamente en su correo
SUSCRIBIRME
X
Apple Store Google Play
Continuar