Cuatro expresidentes iberoamericanos abogan porque retorne la paz en Venezuela

Por El Nuevo Diario miércoles 26 de abril, 2017

EL NUEVO DIARIO, SANTO DOMINGO.- De menara conjunta los expresidentes Martín Torrijos, Leonel Fernández, José Luis Rodríguez Zapatero y Ernesto Samper, quienes acompañan el esfuerzo para sentar las bases en busca de un acuerdo de convivencia democrática en Venezuela, emitieron este miércoles un comunicado expresando su rechazo a todo tipo de violencia que afecte el país suramericano y reiteraron su determinación de propiciar las condiciones que permitan llegar a una solución pacífica de las diferencias en la patria del Libertador, Simón Bolívar.

El texto del comunicado se conoció en Republica Dominicana con la publicación que realizara el expresidentes, Leonel Fernández, en sus cuentas de redes sociales en la que adjuntó su contenido.

En cuatro párrafos los ex mandatarios condenan las acciones violentas, apuntando que actuando de esta forma, cualquiera que sea su origen o motivación, es condenable desde todos los puntos de vista.

Llaman a todos los actores políticos de Venezuela para solucionar de manera pacífica y democrática sus controversias e invitan a todos los venezolanos a retomar el camino del respeto institucional, democrático y pacífico.

Nuestra posición ante la actual situación en Venezuela:

Comunicado de Los expresidentes Martín Torrijos, Leonel Fernández, José Luís Rodríguez Zapatero y Ernesto Samper frente a la situación en Venezuela.

Frente a los hechos de violencia que han venido ocurriendo en los últimos días en Venezuela que, según la Fiscalía General, le han costado la vida a 26 personas, lesiones a 437 y múltiples detenciones, los ex presidentes, que acompañan el esfuerzo para sentar las bases en busca de un acuerdo de convivencia democrática, José Luis Rodríguez Zapatero de España, Leonel Fernández de República Dominicana, Martin Torrijos de Panamá y Ernesto Samper de Colombia, expresamos nuestras condolencias a los familiares de las víctimas, manifestamos nuestro firme rechazo a todo tipo de violencia que afecte la determinación de todos los venezolanos, apoyados por la comunidad internacional, de generar las condiciones que permitan llegar a una solución pacífica de sus diferencias.

El ejercicio legítimo del derecho a la protesta social no puede terminar en hechos de violencia que afecten la integridad física de ningún ciudadano. El empleo de la violencia como forma de expresión política, cualquiera sea su origen o motivación, es condenable desde todos los puntos de vista. Hacemos un llamado a que cese la violencia, que se garantice la seguridad de los ciudadanos y que se aclaren los hechos y se establezcan las responsabilidades correspondientes.

Con el mayor respeto, también renovamos el llamado a todos los actores políticos de Venezuela para solucionar de manera pacífica y democrática sus controversias. Como señaló Monseñor Claudio Maria Celli, representante especial de Su Santidad, en octubre de 2016, el Papa Francisco está convencido que “ningún pueblo merece la violencia y ningún pueblo está obligado a resolver sus tensiones con la violencia. Siempre hay otra posibilidad. Violencia siempre crea más violencia”. Los invitamos a retomar el camino del respeto institucional, democrático y pacífico que seguimos considerando el mejor para asegurar el futuro que se merecen Venezuela y todos sus ciudadanos.