Cuando las puertas se abren

Por Karla Patricia Zacarías Reinoso jueves 7 de mayo, 2020

Cuando las puertas se abren, sucede el de repente de Dios y sientes como tu vida empieza a tomar otro sentido, mucho más completo y más significativo.

Cuando las puertas se abren, miras atrás y confirmas que cada puerta cerrada tuvo su propósito y cada una nos elevó a un nivel de crecimiento diferente.

Cuando las puertas se abren, entiendes que solo era cuestión de tiempo para que todo tomará su lugar.

Cuando las puertas se abren, disfrutas de esa sensación de plenitud y vuelves a creer en las promesas de Jesús.

Cuando las puertas se abren, la fe aumenta y el miedo se va, dejándonos claro que, así como la fe detona le milagro, la duda y el miedo lo alejan.

Cuando las puertas se abren, recibes mensajes desde lo alto confirmándote que estás en el camino correcto.

Cuando las puertas se abren, se unen situaciones y personas claves para que la bendición apresure su llegada.

Cuando las puertas se abren, los sueños incrementan y el sueño se esfuma cada noche.

Cuando las puertas se abren, el amor y la gratitud son los protagonistas y conectas con lo que realmente importa.

Cuando las puertas se abren, compruebas de que sin duda, el éxito sin Dios es igual a fracaso.

Hoy mi mayor anhelo, es que sientas lo agradable y esperanzador que es iniciar un camino cuando las puertas se abren. Y por supuesto, cuando se abren por la soberanía y la misericordia de Dios.

Escrito por Karla Patricia Zacarías Reinoso

Anuncios

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar