Cruda realidad del PRM en Santiago

Por Glenn Davis jueves 19 de diciembre, 2019

Santiago como plaza política tradicionalmente se ha destacado por la complejidad de su electorado, que en cada proceso resulta ser uno de los menos predecibles en todo el territorio nacional. Esta vez, de cara a los comicios del año 2020, pudiéramos estar viendo una de esas escasas excepciones sobre estos temas en esta provincia.

Sin lugar a dudas el escenario político en Santiago como en el país, está polarizado entre los Partidos de la Liberación Dominicana y el Revolucionario Moderno, contrario a quienes se empeñan en querer vender que en la actualidad existen tres grandes fuerzas políticas, por lo que, son estas dos las que se disputaran el control político en las elecciones del año entrante.

Ambas organizaciones celebraron en fines de semanas consecutivos, caravanas junto a sus representantes en las boletas municipales, acompañados de sus principales dirigentes locales y candidatos congresuales. En la actualidad, el PRM solo tiene 3 alcaldes, en los municipios Baitoa, Villa González y Navarrete, de 10 que tiene la provincia y tienen solo 4 de 18 diputados. La senaduría está en poder del PLD.

Todo luce indicar que PLD mantendrá el dominio en esta importante y codiciada plaza política, ya que sus candidatos municipales están altamente bien valorados, pero sobre todo legitimados por la población que los eligió en las primarias abiertas que celebrara esa organización el pasado 6 de octubre. Algo que no pasa con el PRM debido a que, la mayoría de las candidaturas municipales fueron reservadas, tronchando el surgimiento de nuevos liderazgos que hubiesen elevado la calidad de sus ofertas en varias demarcaciones.

En el caso específico del municipio cabecera, el PRM no tenía quien enfrentara al actual alcalde de la ciudad, Abel Martínez, quien, según las encuestas, reconocidas y no reconocidas, le ganaría sin contratiempos a los tres candidatos opositores juntos. Entre ellos al diputado Ulises Rodríguez, sacrificado por Luis Abinader con el compromiso de un decreto en caso de ser gobierno en el 2020.

La senaduría, desesperadamente codiciada por los perremeistas que ahora intentan alcanzar con un candidato que no es de sus filas, el ex senador Eduardo Estrella, para enfrentarlo al actual senador Julio César Valentín. Estrella con 66 años de edad totalmente desconectado de la provincia, desconocedor de las estructuras del PRM, la verdad que luce vulnerable ante un Valentín, que ha demostrado ser un político trabajador incansable, inteligente y sagaz.

Estrella y el PRM, además, tendrán que preguntarse, cómo enfrentarán a un Valentín conocedor de la actualidad política de cada rincón de la provincia, especialmente los municipios, que es donde radica su mayor fortaleza. Otro segmento que representa una debilidad para el candidato a senador perremeista, son los jóvenes, con quienes el moreno de Bella Vista se confunde con facilidad.

Por Glenn Davis

Comenta