Crónica de una intervención anunciada

Por Felix Correa miércoles 7 de marzo, 2018

El lunes 5 de marzo la Superintendencia de Seguros utilizó sus atribuciones que le confiere la Ley de Seguros y Fianzas no. 146-02 para intervenir a otra aseguradora, siendo ésta la tercera en cuatro años.

¿Cuáles son los factores más comunes para que una aseguradora sea intervenida?: el primer factor  es que sus estados financieros en vez de presentar números azules, presenten números rojos. Luego le sigue los índice de solvencia y de liquidez, los cuales  muestra la capacidad económica para enfrentar cada riesgo asumido y la capacidad que tiene una aseguradora para convertir en efectivo sus activos; sin embargo esta compañía venía presentando problemas graves con relación a lo antes dicho, de forma tal que se reflejaba en la tardanza para cumplir con las reclamaciones de sus clientes.

Es importante aclarar que el artículo 148 de la Ley de Seguros y Fianzas 146-02 dice que una vez conciliado el reclamo las aseguradoras deben honrar dicha reclamación en no más de 60 días,  sin embargo esto se violaba con frecuencia en dicha aseguradora ya que no solo hacían esperar al reclamante mucho más del tiempo establecido, sino que los clientes no quedaban satisfechos con los pagos recibidos.

Todo este tecnicismo de capital técnico ajustado, índice de solvencia y liquidez  lo manejan algunas personas del sector asegurador, pero no la mayoría de personas que compran los seguros, y es por  esto que muchos no saben cuándo una aseguradora va bien o va mal.

El reflejo que tienen los usuarios del seguro de que una aseguradora resuelve o no al momento de un reclamo es cuando paga a tiempo sus compromisos y no los ponen a pasar  trabajo.

Cuando digo que este caso de La Comercial de Seguros es la crónica de una intervención anunciada es porque hace un tiempo que esta aseguradora no se estaba manejando con fortaleza ni para ofertar ni para pagar y esto fue lo que hizo que hoy estuviera intervenida.

Quiero ser respetuoso con la denuncia hecha por el abogado representante de dicha aseguradora, Lic. César Amadeo Peralta, con relación a los 500 mil  dólares, ya que no soy juez para juzgar si es cierto o no, sin embargo hay verdades que parecen mentiras,  por  lo que hay que tener cuidado como decirlas.

A una aseguradora con tantos problemas de liquidez para seguir operando, solicitarle una suma como esta  sería a mi modo de ver una mala interpretación de quien sirvió como vocero, en el hipotético caso de que dicha denuncia cuente con las pruebas reales. Y tomando en cuenta que esos cuartos de ser pagados a quien o quienes supuestamente los solicitaron  no iba a parar el descalabro de una aseguradora en declive.

Ante esto debemos esperar el desenlace.

Un dato muy importante es que la Superintendencia de Seguros debe actuar con más cautela al momento de otorgar o renovar licencias para operar este tipo de empresa, porque al final de la jornada quien  se queda sin pito y sin flauta es la persona que una vez confió en dicha aseguradora.

 

 

Anuncios

Comenta