Criollos residentes en el barrio alto Manhattan protestan por mejora en edificios

Por Carlos Luis Baron lunes 16 de enero, 2017

EL NUEVO DIARIO, NUEVA YORK.- Decenas de inquilinos dominicanos que residen en los edificios 3852-3856, ubicados en la Décima avenida con la calle 206, en el sector de Inwood, en el alto Manhattan, protestaron contra la ciudad y el propietario del inmueble para que mejore sus condiciones, ya que posee más de 500 violaciones y están inundados de ratas, chinches, y cucarachas.

Los manifestantes, que recibieron el respaldo de los oficiales electos por dicho vecindario, la asambleísta Carmen de la Rosa y el concejal Ydanis Rodríguez, son los mismos que se vieron afectados la semana pasada por una fuga de gas, que mandó 16 de ellos al hospital y obligó a los bomberos evacuar a todos los inquilinos.

Los protestantes exigen las instalaciones de detectores de humo, monóxido de carbono, reponer lámparas rotas, sustituir pintura a base de plomo, resolver los problemas de calderas, y la presencia de alimañas, roedores, y registros del Departamento de Conservación y Desarrollo de Viviendas (HPD)

Un video grabado por los residentes y entregado a las autoridades de la ciudad presenta cantidades de chinches por cortinas y flotando en las bañeras.

Las residentes por más de 20 años en dichos edificios, Floralina Washington e Ygnacia Román, declararon que pagan puntualmente sus alquileres, y cuando no lo hacen, el propietario les cobra extra.

Por su parte, el concejal Rodríguez explicó que las violaciones que presentan las edificaciones se remontan a 1988.

Aseguró a los residentes que el HPD, responsable de aplicar el Código de Mantenimiento de Viviendas de la Ciudad y la Ley de viviendas múltiples del Estado (212-504-4115, www.nyc.gov/hpd), estaría investigando todas las violaciones presentadas en el edificio, y luego trabajará con el propietario para hacer reparaciones.

Añadió que si el propietario se niega hacer reparaciones, el HPD hará las reparaciones y facturará al propietario por las reparaciones.

"Es despreciable cuando un propietario se niega a hacer reparaciones vitales, permite que los inquilinos en sus edificios se congelen durante los meses más fríos del año y sigue sin responder a las preocupaciones", dijo el concejal.

Por Ramón Mercedes