Criollo pide perdón divino para su atacante

Por Miguel Cruz Tejada Lunes 26 de Junio, 2017

EL NUEVO DIARIO, NUEVA YORK._ “Estoy muerto de la cintura  pa bajo, que Dios lo perdone”, clamó en su lecho del hospital Kings County en Brooklyn,  el padre dominicano Franklin Cedano, de 59 años.

La víctima fue baleada por el afroamericano Marvin Joseph, quien fue capturado por la policía días después, y disparó cuando el inmigrante criollo estaba ayudando a familiares a sacar una nevera del apartamento y estaba frente al edificio, cerca de su hija, que se salvó milagrosamente de ser herida también.

Cedano, con varios hijos  y trabajador incansable, quedó paralítico de ambas piernas de por vida, pero da gracias a Dios por no haber sido asesinado por el tirador que abrió fuego en la intersección de las avenidas Tompkins y Bedford Stuyvesant en Brooklyn, el miércoles de la semana pasada, a las 7:50 de la noche.

“Prácticamente estoy muerto de la cintura pa bajo, paralizado”, dijo el dominicano.

“Que Dios lo perdone, si es el motivo de ellos, salir a matar gentes”, añadió.

“Yo estaba sacando la nevera que se dañó, cuando el tipo dizque venía discutiendo con otra persona, de lo que no me di cuenta. La hija mía estaba en la puerta, entonces el tiró el tiro”, relató Cedano.

Su hija Kassandra Cedano, dijo que ella y su bebé, se salvaron milagrosamente.

“Si mi papá  no hubiera estado ahí parado, como yo estaba ahí con la niña, el tiro hubiera sido para  mi o para  la niña. Eso fue lo único que yo pensé”, añadió la hija.

Ella agregó entre sollozos, que su papá, lo único que ha hecho es trabajar desde temprano toda su vida. “Es un buen padre, buen abuelo y nunca ha tenido problemas con nadie”.

El dominicano estaba ayudando a su hija a mover la nevera, cuando la bala perdida lo impactó ante el asombro de otros varios miembros de la familia, quienes estaban también frente al edificio.

Cedano fue ingresado grave al nosocomio, pero logró rebasar la gravedad y se encuentra estable.

Testigos  dijeron que el tirador había agarrado una mujer, le puso una llave de sofocación en el cuello y la amenazó con matarla.

Luego la acompañó dentro de un edificio en el proyecto de viviendas Tompkins Houses, volvió a salir y disparó con una pistola de plata.

Joseph vivía en un edificio de apartamentos donde tuvo lugar el tiroteo, dijo la policía.

Tenía 16 arrestos anteriores, incluyendo uno de ellos  en  2010 por acecho, según la policía.

Había sido detenido recientemente por un robo que cometió en 2011 en Queens y estuvo alrededor de cuatro años en la cárcel. Fue puesto en libertad condicional en junio de 2016.

La policía acusó a Joseph por intento de asesinato, asalto, uso criminal de un arma de fuego y posesión criminal de un arma.

Fue procesado el sábado en la Corte Criminal de Queens.