Creciendo mentalmente abundante

Por Lolita Suárez martes 31 de octubre, 2017

Tus miedos, tu mentalidad de escasez harán que tus pensamientos te hagan entender si estás pensando como rico o como pobre. Es muy serio cuando vemos personas pensar desde la escasez, no necesariamente estamos refiriéndonos a algún metálico, hay muchas de estas personas con grandes oportunidades en sus puertas y las están dejando pasar. Las historias de los grandes empresarios alrededor del mundo y personas de mucha influencia monetaria tienen una interesante historia, la que ha marcado la diferencia es que ellos nunca se visualizaron desde la mentalidad de escasez, más bien aquellos que no lo pudieron hacer solos buscaron una ayuda para alcanzar sus sueños.

Cuando logras visualizarte desde la abundancia empiezas a ser agradecido y todo el que es agradecido es bondadoso, por ende se convierte en una persona feliz y van haciendo un círculo donde son partícipes que otras personas tengan momentos felices. Todo lo que hagas, hazlo con el corazón, es mejor SER QUE HACER y cuando lo haces desde tu ser todas las personas lo pueden apreciar, la riqueza no es dinero, es más que tener una atractiva cuenta monetaria, ser rico es ser próspero en todo lo que haces, pregúntate a ti mismo, que es ser rico para ti­­…rompe con esos paradigmas y transforma tus pensamientos para que puedas aprender a construir una mentalidad de abundancia. Tu mentalidad no la determinan tus circunstancias, tienes el derecho de cambiar tu historia, nuestros padres vivieron sus circunstancias y superaron muchas adversidades, igual nosotros estamos comprometidos a cambiar esas tradiciones y mentalidades de escasez, de lo poco, hemos adquirido cultura y hacemos honra a esas costumbres que nos han enseñado.

Conéctate con tu mentalidad de abundancia, Dios te creó próspero y te entregó toda la abundancia, por que deshonras a Dios con tus pensamientos de escasez. Tu éxito se genera en la más diminuta célula de tu cerebro cuando la enciendes estás prendiendo tu universo, cuando estos son frisados desde el estrés estas frisando tus posibilidades ante por el miedo. Aprende a dar desde la abundancia de tu ser, es el mejor combustible para el motor de tu pensamiento cuando aprendemos el ejercicio de entregar sin esperar nada a cambio generamos abundancia, el poder se sembrar en otros y de cumplir con el mandamiento de Dios como El nos enseña.

Cuando entregas abres una ventana cargada de bendición y reconoces que estás dispuesto a obedecer, es la clave secreta para vivir en abundancia.

 

 

Anuncios

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar