Creación de nuevos empleos

Por Manuel Hernández Villeta lunes 28 de agosto, 2017

Es preocupante el masivo desempleo que campea en el país. Tiene que haber un trabajo conjunto del gobierno y el sector privado para lanzar una política inmediata de pleno empleo. La juventud tiene los brazos cruzados y los adultos-mayores son despedidos a granel.

La automatización y modernización de muchos servicios, lanza también a decenas de personas a las calles. Hay que tomar medidas para que las empresas sean rentables, aportando mayor cantidad de empleos. Hoy parece que la principal tarea gerencial es reducir costos y lanzar empleados a las calles.

En la mayoría de los casos para conseguir un trabajo en el gobierno, hay que ser un simpatizante político. En el sector privado, una recomendación tiene más peso que el currículo. Estamos matando la idea de superación de la juventud. Los estamos cerrando en un círculo de mediocridades sin futuro.

La creación de nuevas plazas en el sector educativo ha permitido a decenas de profesionales entrar a dar docencia. Se abren puertas para bachilleres que deseen cursar la carrera de pedagogía, pero da pena las malas notas que exhiben por lo que son reprobados.

La mayoría de las plazas comerciales están utilizando una tecnología avanzada, por lo que cada día tienen menos personal. Los recién graduados de universidades van cabizbajo porque no saben a dónde ofrecer sus conocimientos.

Una política de pleno empleo aunque con salarios básicos puede salvar esta situación. Los que están trabajando luchan por el salario mínimo y dicen que ganan sueldos de hambre que no les da para resolver sus más perentorias necesidades.

Estos se tienen que poner en los zapatos de los que no ganan nada, y tampoco encuentran. El país puede ir camino de un desarrollo económico y turístico, pero en las capas medias y bajas de la población no se siente esa riqueza generada. Hay que dar un salto adelante para salvar esta triste situación.

No es el paternalismo tradicional que permitirá hacer frente a esta desgracia colectiva. Es hora de pensar con seriedad como crear una política de desarrollo y diversificación, que permita la creación de fuentes de empleos para miles de personas que ahora mismo están jalando aire. ¡Ay!, se me acabó la tinta.

Comenta