COVID-19: Perspectiva

Por Rosel Fernández

Desde hace millones de años la historia reseña que  varias  epidemias han azotado  en el mundo ocasionando  muerte y pesar a la humanidad.

Los virus son microorganismos que existen sobre la faz de la tierra mucho antes de Cristo asociados a enfermedades de los humanos, animales y bacterias. Se comportan como parásitos obligados ya que necesitan de un tejido vivo para poder multiplicarse y realizar todas sus funciones , apoderándose  de la maquinaria  genética  de la célula que invaden ocasionando todas las manifestaciones  y daños a corto,  mediano y largo plazo, y es en ese sentido  están asociados hasta con el cáncer .

COVID-19 es la enfermedad causada por el virus SARS-COV-2 de la familia de los coronavirus, en una versión diferente a los demás de la familia, con un comportamiento más agresivo e impredecible en los pacientes afectados y que estamos conociendo ahora. Es como un fantasma que no podemos ver, pero que sabemos que está ahí y que tiene en vilo al mundo

Hoy con gran pesar estamos viviendo la gran epidemia del siglo y que gracias a la tecnología seguimos en tiempo real  los estragos, desolación, impotencia, desborde de capacidades Y  muerte que está provocando en varios países y que quizás en  algún momento pensamos  que no nos tocaría.

China e Italia han sido nuestros modelos para evaluar la respuesta  a esta gran catástrofe. Mientras el primero de manera rápida y  oportuna  ha podido paliar esa enfermedad con todos los adelantos y el rigor como país, el otro no entendió el mensaje, festinando su presencia,  y hoy al omitir  lamentablemente los controles epidemiológicos que debió aplicar desde el principio sin esperar casos positivos sus resultados son devastadores.

Nuestro país se encuentra en un momento crucial para el control de esta enfermedad. Los dominicanos aparentemente han asumido las medidas impuestas y las recomendaciones, producto de la experiencia vivida por los países afectados.

No podemos descuidarnos, los casos seguirán aumentado por lógica epidemiológica, pues es ahora que los que se infectaron en días pasados, están manifestando sus signos y síntomas y que tienen la oportunidad de realizarse la prueba viral para confirmar o descartar  la enfermedad.

Esperamos  en DIOS que no se desborde la capacidad de respuesta tanto en los centros sanitarios como en los laboratorios. Que el personal de salud pueda asumir  los retos y desafíos que les esperan con la valentía,  entrega que le caracteriza   .

A la población: que continúe aplicando todas las recomendaciones de higiene, aislamiento siguiendo las informaciones  solamente emanadas de los organismos oficiales. Que comprendan que esta situación es una realidad que  cada día se acerca más a nuestro entorno familiar y que ahora es que falta, sin deseos de alarmar pero si de alertar para que de forma más drástica se asuman las medidas y protocolos por supuesto sin paradojas  e incongruencias.

La Universidad Autónoma de Santo Domingo asumiendo su compromiso social con el país, y con la alta sensibilidad   que le caracteriza se ha mantenido en permanente sesión dando seguimiento y trazando pautas a su comunidad para enfrentar con las herramientas de la información y asesorías esta problemática que afecta al mundo y a nuestro país.

En ese sentido y bajo la identificación y aprobación de la Rectora Emma Polanco se ha creado una línea de ayuda   en combinación con la Facultad de Humanidades,  y en  Red con el Servicio Nacional de Salud,  que consiste en que un equipo de profesionales de la conducta, debidamente entrenados asistirá de manera virtual a los usuarios que soliciten apoyo emocional tantas veces lo necesiten.

*La autora es Decana de la Facultad de Ciencias de la Salud de la UASD. Salubrista, inmunóloga, bioquímica.

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar