Covid-19, elecciones  y candidatos

Por Francisco S. Cruz jueves 16 de abril, 2020

La Organización Mundial de la Salud declaró que la crisis global del coronavirus es una pandemia, el  Wall Street se desplomó e ingresó a un mercado bajista, Estados Unidos emulo a sus contrapartes europeas con prohibiciones de concentraciones masivas, cierre de fronteras y supresión de vuelos aéreos.

Todos los países del mundo han implementado medidas agresivas y urgentes.

La economía global ha tenido una repercusión y un enorme impacto, vaticinan  recesiones que afectarían la situación financiera y laboral. El mercado bursátil estadounidense ha registrado pérdidas que arrastraran consigo las significativas ganancias de la sesión previa mientras Wall Street continua en caída libre.

COVID-19 afecta la economía mundial de tres maneras principales: afectando directamente a la producción, creando trastornos en la cadena de suministro y en el mercado, y por su impacto financiero en las empresas y los mercados financieros. Pero, en gran medida, todo depende de la reacción del público a la enfermedad.

Los países  pobres, en vía de desarrollo sufrirán con más ahínco la crisis y esta pandemia.

República Dominicana no será ni es la excepción.

Esta situación de calamidad nos toca en medio de un activismo político electoral.

El Estado dominicano ha tomado las medidas pertinentes y adecuadas. Difícil su aplicación por los niveles de baja educación y conciencia de la gran mayorías de la población, que se resisten, bajo diferentes argumentos cumplir los protocolos que establece el gobierno.

En medio de esta grave situación los partidos políticos de oposición y sus líderes han tomado el camino de la crítica al gobierno, la bandera electoral ha primado más que el interés de asistir y orientar a la población para que acaten los protocolos y las medidas ejecutadas por el poder ejecutivo.

Es una loca carrera electoral que no tiene límite ni por la amenaza latente de la muerte por el Covid19.

Aquí lo que hay es que  trabajar para detectar, analizar, atender, aislar, rastrear y movilizan a todo el personal posible en busca de las respuestas correcta ante esta gravedad de salud nacional.

En ese objetivo deberían trabajar todos. 

Tienen que asumir la posibilidad de unir a todos  en la lucha contra esta pandemia que nos amenaza y a diario mata.

Asumir el virus de la crítica, denuncia y  desinformación no es correcta, no suma simpatías ni votos.

Porque al final la gente observa y ve quien aporta, quien dio y gestiono herramientas, recursos y sacrificios a favor de los más necesitados.

Esta situación debería constituir una gran oportunidad para mostrar la cara humana, sincera de entrega que debe caracterizar a los políticos y a todos los ciudadanos.

En ese sentido, se hace necesario que los partidos, candidatos utilicen y dispongan de las herramientas comunicacionales y del marketing político para brindar  ideas, soluciones, orientaciones a la ciudadanía.

Si quieren utilizarlo como marketing político bienvenido sea, pero que se vea el interés general, colectivo y humano, el aporte en coordinación con las políticas del Estado en esta hora difícil, crucial y de muerte que vivimos.

Pretender ayudar desvinculándose de los protocolos, las disposiciones y organismos del Estado es un error de la sinrazón.

Esta es una gran oportunidad para demostrar, con hechos, que buscan cambio verdadero en la política y el trato a la gente, porque pueden desarrollar línea  de orientación y participación del pueblo hacia el cumplimiento de las acciones oficiales para frenar y derrotar esta pandemia.

Gran oportunidad para demostrar que son renovación y modernización.

El utilizar este desastre de salud, esta pandemia, para aplicarla a su estrategia de campaña ha sido un error de la oposición.

El problema no es asumir la critica al gobierno, al candidato del gobierno, porque asumió resolver, dar recursos, herramientas para enfrentar este virus, no. El deber del candidato opositor era asumir, igual como lo hace el candidato oficialista, la posición de donar recursos, orientación a la ciudadanía.

Los voceros oficiales o no del PRM, de Luis Abinader,  debieron utilizar su energía en las redes sociales y medios de comunicación en orientar al pueblo para frenar esta pandemia que lo lacera todo y que mata a cientos y que lleva a miles a enfermarse.

Prefirieron el juego electoral…

Se olvidan que a veces no basta solo con inducir denuncias y criticas en medios nacionales e internacionales, no basta solo con la buena relación con los Medios de Comunicación;  ni la Propaganda y Publicidad política.

Casi siempre esas críticas políticas, inducida, no son el reflejo, necesariamente, de lo que piensa la sociedad.

Esta situación, esta pandemia lacerante y de muerte nos está ensenando de quién es el mejor para salir de una crisis…

Se han confiado demasiado en la “sondeomanía”….

En este momento histórico y crucial de los dominicanos lo que manda e interesa es los temas, necesidades y demandas que genera esta Pandemia y crisis de salud.

Trabajar para mejor e impactar socioeconómicamente a hombres, mujeres, jóvenes, adultos mayores, sectores bajos, medios o altos de la sociedad.

La gente, los diferentes sectores tienen un concepto claro sobre lo que es bueno y lo que es malo hacer en medio de esta desgracia de salud nacional e internacional. Sebe quien o quienes se posicionar con el valor positivo.

Por Fernando Peña

Anuncios

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar