Corte Suprema colombiana abre indagación a Uribe por supuesta compra de votos

Por EFE jueves 12 de marzo, 2020

EL NUEVO DIARIO, BOGOTÁ.- La Corte Suprema de Justicia de Colombia abrió este jueves una indagación preliminar en contra del expresidente y senador Álvaro Uribe por un caso de supuesta compra de votos en las elecciones presidenciales de 2018.

“A partir de la denuncia de los ciudadanos Gonzalo Guillén y Daniel Mendoza en la cual le atribuyen presuntas conductas contra los mecanismos de participación democrática, la Sala de Instrucción de la Corte Suprema de Justicia abrió investigación previa contra el senador Álvaro Uribe”, anunció el alto tribunal en Twitter.

Tanto el presidente de Colombia, Iván Duque, como Uribe están en el centro de un escándalo político tras revelarse unas conversaciones del ganadero José Guillermo Hernández, asesinado en Brasil en mayo del año pasado, que los involucra en la supuesta compra de votos en la campaña electoral en la que Duque resultó ganador.

El periodista Gonzalo Guillén aseguró en el portal “La Nueva Prensa” que una investigación de la Fiscalía colombiana, iniciada para esclarecer el asesinato de un joven en Barranquilla (norte) atribuido a Hernández, captó conversaciones en las que este dice “ser el eje de una operación de compra de votos en la Costa Norte para el hoy presidente Duque, por orden del expresidente y senador Álvaro Uribe”.

La investigación

La Sala de Instrucción de la Corte Suprema estudiará preliminarmente el caso para determinar si continúa o no con una investigación formal, y pidió tener como parte del material probatorio todos los audios.

Aunque las transcripciones estuvieron engavetadas por casi dos años en la Fiscalía, una vez fue público el escándalo, el actual fiscal Francisco Barbosa envió “copias a las autoridades competentes para los fines pertinentes”.

Luego de que se conociera parte de la información contenida en las transcripciones de las conversaciones, Uribe reconoció que una de sus asesoras en el Senado sí mantuvo conversaciones con Hernández.

Se trata de María Claudia Daza, quien renunció al cargo que ocupaba en el equipo del senador y negó su participación en la conversación.

La conversación que tiene en el ojo del huracán al mandatario ocurrió, según las investigaciones, 14 días antes de la segunda vuelta presidencial en la que Duque derrotó al candidato de izquierdas Gustavo Petro, líder del movimiento Decentes.

Duque se defiende

Para la Fiscalía colombiana, Hernández era uno de los testaferros de Marcos Figueroa, alias “Marquitos Figueroa”, considerado por la Fiscalía el jefe de una organización criminal que operaba en los departamentos de Cesar y La Guajira, en el norte del país.

Según las interceptaciones telefónicas, Hernández sugiere que debía entrar dinero “bajo la mesa” para que el entonces candidato Duque ganara en junio de 2018 las elecciones en algunos municipios del norte del país.

Por su parte, el viernes el presidente Duque le salió al paso a las versiones sobre su supuesta amistad y cercanía con Hernández y aseguró que solo coincidió con él en algunos eventos sociales en los que se tomaron varias fotografías y charlaron de la relación de amistad que tuvieron sus padres.

“Yo fui por primera vez a Valledupar en 1995, fui acompañado por mi padre (Iván Duque Escobar), fue la única visita en 20 años y en ese viaje conocí a su padre (Arístides Hernández), madre y hermano. A José Hernández no lo conocí en esa ocasión. A él lo conocí en los últimos cuatro años quizás, en contados encuentros públicos, alguno que otro social seguramente, pero no tuve ninguna hermandad con él”, dijo el jefe de Estado.

 Uribe rechaza señalamientos

Ante el escándalo por la supuesta compra de votos, Uribe rechazó esos señalamientos y defendió su carrera política y la transparencia en el ejercicio del poder de Duque.

“En mi larga carrera política jamás ha pasado por mi mente comprar votos, he sido riguroso desde mi primera elección como concejal en 1974”.

Igualmente dijo que “yo al señor no lo conocí, no fui amigo de él, aparece una foto conmigo, como hay fotos de miles de colombianos que todavía se atreven a tomarse una foto conmigo en actos públicos”.

Anuncios