Corte reafirma fallo contra decreto migratorio de Trump

Por Associated Press jueves 25 de mayo, 2017

EL NUEVO DIARIO, WASHINGTON (AP) — Una corte federal de apelaciones asestó el jueves un nuevo golpe al decreto del presidente Donald Trump que pide prohibir la entrada a ciudadanos de seis países mayoritariamente musulmanes, concordando con organizaciones que alegan que la medida discriminaría contra los creyentes de la fe islámica.

La medida “describe la seguridad nacional con palabras vagas, pero en contexto trasluce intolerancia religiosa, discriminación y animosidad”, dijo la Corte Federal de Apelaciones del Cuarto Circuito.

El tribunal con sede en Richmond, Virginia, confirmó el fallo de un tribunal inferior que bloqueó la restricción, esgrimida por el gobierno republicano como una herramienta contra el terrorismo. Así, la corte impide que el gobierno deje de otorgar temporalmente nuevas visas a ciudadanos de Irán, Libia, Somalia, Sudán, Siria y Yemen.

Es el primer tribunal de apelaciones que se pronuncia sobre el decreto enmendado. El gobierno de Trump quería que esta vez la medida no tuviera las objeciones judiciales de la primera versión.

En general, 10 de 13 jueces que escucharon el caso votaron en contra del gobierno de Trump.

Lo más probable es que el gobierno ahora apele ante la Corte Suprema, que casi siempre tiene la última palabra cuando una corte inferior rechaza una ley federal o decreto presidencial.

El gobierno de Trump podría tratar de persuadir a la Corte Suprema para deje que la medida entre en vigor, aun mientras los jueces sopesan si es que escucharan el caso, argumentando que las órdenes de las cortes menores, que bloquean la medida, hacen al país menos seguro. Si es que el gobierno pide a la corte que intervenga, la primera votación de los jueces podría ser un indicio de la decisión final del tribunal.

Un punto central en el caso es si las cortes deben considerar comentarios previos de Trump sobre la necesidad de prohibirles la entrada a musulmanes, como evidencia de que la política estaba principalmente motivada por la religión.

El gobierno de Trump argumentó que la corte no debería ver más allá del texto de la orden ejecutiva, que no menciona religión. El gobierno dice que los países no fueron seleccionados por ser predominantemente musulmanes, sino porque representan riesgos de terrorismo.

“Los intereses de seguridad nacional mencionados (por el gobierno)… parecen ser una justificación secundaria, post hoc para una medida ejecutiva basada en animosidad religiosa y que tienen el objetivo de prohibir el ingreso de musulmanes a este país”, escribió el juez titular del circuito, Roger L. Gregory.

“El Congreso le dio al presidente amplios poderes para negar ingreso a inmigrantes, pero ese poder no es absoluto”, agregó Gregory. “No puede ser un poder sin cortapisas cuando, como ocurre aquí, el presidente lo está ejerciendo a través de un decreto que bien podría causar daño irreparable a personas de todo este país”.

La primera prohibición de viajes, emitida en enero, provocó caos y protestas en todo el país. Pasajeros no pudieron abordar vuelos internacionales o fueron detenidos durante horas en aeropuertos. Trump modificó la orden luego que la Corte Federal de Apelaciones del 9no Circuito se negó a reinstaurarla.

La nueva versión deja claro que la prohibición por 90 días no es aplicable a personas que ya tenían visas válidas; elimina referencias que daban prioridad a minorías religiosas y saca a Irak de la lista.

Los oponentes dicen que los cambios no alteran la ilegitimidad del decreto.

Un juez federal en Maryland que bloqueó la prohibición de viajes citó declaraciones de Trump y sus colaboradores durante la campaña y después de la elección como evidencia de que la política estaba motivada principalmente por religión. Este caso fue presentado por la Unión Americana de Libertades Civiles y el Centro Nacional sobre Leyes de Inmigración a nombre de organizaciones y de personas que viven en Estados Unidos y temen que la prohibición les impida reunirse con familiares de los países potencialmente afectados.

“La prohibición del presidente Trump viola la Constitución, como lo reafirma fuertemente esta decisión”, dijo Omar Jadwat, director del Proyecto de Derechos de Inmigrantes de la ACLU, quien argumentó el caso. “La prohibición de acciones desfavorables o que condenan a cualquier religión, establecida por la Constitución, es una protección fundamental para todos nosotros, y todos nosotros podemos estar contentos de que la corte hoy rechazó el pedido del gobierno para hacer ese principio a un lado”.

Apple Store Google Play
Continuar