Corrupción e impunidad en RD

Por Rubén Moreta Viernes 31 de Marzo, 2017

La corrupción, entendida como la sustracción o desviación delos fondos y recursos públicos en beneficio de particulares, fundamentalmentefuncionarios o allegados al gobierno de turno, constituye uno de los malescentrales de la contemporaneidad.

En República Dominicana, la corrupción data desde la llegadade los conquistadores europeos, quienes se robaron nuestro oro, se apoderaronde nuestras tierras y exterminaron a la población aborigen originaria.

En la era republicana, los gobiernos que se han sucedido handilapidado a sus anchas los fondos y recursos públicos. Se estima que másde treinta y seis mil millones de pesosse escapan de los fondos públicos y van a parar a manos particulares cada año.

La corrupción pública no tiene colores de partidos políticos.Los gobernantes de todos los partidos han participado del reparto de bienes delEstado. Los grandes caudillos (Pedro Santana, Buenaventura Báez, UlisesHeureaux, Rafael Trujillo, Joaquín Balaguer) y los “demócratas lidérales” delPRD Y PLD todos han incurrido en este mal, sin que haya un solo preso en lascárceles dominicanas acusado de peculado.

En el gobierno de los doce de Joaquín Balaguer (1966-1978) sehicieron ilícitamente más de trescientosmillonarios, y en los ocho del PRD (1978-1986) lograron la cúspide económica, através del ordeñe de la “vaca nacional”más de quinientos millonarios. El número de millonarios del PLD aún no se cuantifica.

A nivel privado también existe una gran corrupción. Esta seexplica a través de la asociación de empresas y/o empresarios con institucionesy/o funcionarios del gobierno, alterando presupuestos de obras públicas, en lacompra de suministros, el soborno, entre otras formas.

También, muchos negocios privados -mal administrados- hantenido que ser rescatados por el gobierno. Es el caso de las quiebras de bancose instituciones financieras, donde el Estado ha salido grandemente perjudicado.En el caso de uno de estos bancos, el año 2003 el Estado debió pagar en rescatea ahorristas más de cincuenta y cinco mil Millones de pesos, lo que generó que un millón de dominicanosfueran lanzados a la pobreza, mientras los dueños del banco hoy se paseanlibres por el país, algunos indultados.

¿Cuál pesa más, la corrupción pública o la privada? Para mí ambas son perniciosas, altamentetóxicas para el desarrollo del país y en magnitud van iguales.

La lucha contra la corrupción y la impunidad que auspicia el “movimiento verde” espertinente, porque existe una situación de hartazgo social frente al fenómenode la corrupción, pero no es inteligente que la lucha se enfoque hacia corruptos favoritos. Debe ser contra todos, contra todos loscorruptos, los de ayer y los de hoy, tanto del sector público como privado.