Cora recuerda que les falta un triunfo y Roberts que no están aún eliminados

Por EFE domingo 28 de octubre, 2018

EL NUEVO DIARIO, LOS ÁNGELES.- El manejador puertorriqueño Alex Cora, se mostró contento después de que los Medias Rojas de Boston consiguieron vencer a domicilio por 6-9 a los Dodgers de Los Ángeles en el cuarto partido de la Serie Mundial, tras remontar una desventaja de 0-4, pero también recordó que todavía necesitan un triunfo más para proclamarse campeones del Clásico de Otoño que ahora dominan por 3-1 al mejor de siete.

“Una cosa muy importante sobre nuestro equipo es que seguimos jugando”, declaró Cora al concluir el partido que esta noche duró tres horas y 57 minutos, comparado al histórico y maratoniano tercero, el más largo en la historia del clásico de otoño, con siete horas y 20 minutos de acción para completar 18 entradas.

Cora, quien la pasada noche mostró un gran dominio del bullpen y sacrificó al abridor Nathan Eovaldi, destinado a haber sido el que iniciase el cuarto juego, a pesar de haberlo perdido por 3-2, de nuevo mostró todo el aplomo del mundo cuando los Dodgers castigaron al zurdo venezolano Eduardo Rodríguez con cuatro carreras en la parte baja de la sexta entrada.

De inmediato se decidió por el relevista derecho Matt Barnes que hizo su trabajo al sacar el último “out” del episodio.

“Esa es la manera cómo responden todos los jugadores dentro del equipo, les encanta enfrentarse a lo que sea dentro del campo”, subrayó Cora.

“Ha sido así todo el tiempo. Les encanta jugar al béisbol. Lo han estado haciendo desde el entrenamiento de primavera y ahora estamos en esta posición”.

Cora, que cambió de planes para el abridor de este domingo, de cara al quinto partido, ya no será el zurdo Chris Sale, sino David Price, dijo que la mentalidad dentro del equipo es que el siguiente juego es otra historia diferente y lo único que no deben cambiar es la mentalidad de cómo afrontarlo.

“Ellos saben dónde están”, reiteró Cora. “Tenemos tres triunfos. Estaremos listos para jugar. Estamos muy emocionados de venir aquí y tratar de terminar”.

Algo que el manejador de los Dodgers, Dave Roberts, está dispuesto a que no suceda al recordar que todavía no están eliminados de la competición.

“Tenemos que ayudarnos mutuamente”, comentó Roberts, quien está teniendo una serie terrible. “Hay mucha emoción, intensidad, esfuerzo y concentración. Rich Hill hizo todo lo que pudo hacer desde el montículo. Tenemos que hacer un mejor trabajo con conjunto”.

Hill lanzó de manera brillante para los Dodgers, permitiendo solo un imparable en 6 entradas, pero Roberts cometió el error de confiar en su bullpen contra los implacables Medias Rojas.

El abridor zurdo observó a los Medias Rojas anotar nueve carreras en tres entradas después de entregar una ventaja de 4-0 en la parte alta de la séptima entrada.

El propio presidente Donald Trump criticó a través de Twitter la decisión de Roberts de sacar del montículo a Hill.

Cuando se le leyó a Roberts el Twitter del presidente Trump, el manejador de los Dodgers respondió sorprendido: “¿el Presidente dijo eso?. No sé cuántos juegos de los Dodgers ha visto. No creo que estuviera al tanto de lo que realmente sucedía en el partido”, argumentó Roberts. “Esa es la opinión de una persona”.

Roberts dijo que había hablado con los jugadores y saben lo que tienen que hacer en el próximo partido.

“Nuestros muchachos no terminaron”, replicó Roberts. “Mañana vamos hacer lo mejor que podamos y esperamos ganar”.

“Cada derrota en la Serie Mundial es muy difícil, obviamente, pero ahora la situación es de vida o muerte y hay que darle crédito al rival que supo encontrar la manera de remontar en un gran partido de béisbol”, agregó

Roberts, que se decidió por el abridor zurdo Clayton Kershaw para el duelo del domingo.

Kershaw (0-1), que perdió el primer partido de la Serie Mundial, disputado en Boston, tendrá la responsabilidad de evitar que los Dodgers pierdan por dos temporadas consecutivas el título del clásico de otoño en su campo desde que los Gigantes de Nueva York lo hicieron ante los Yanquis, en su estadio de Polo Grounds, en 1936 y 1937.

Anuncios
Apple Store Google Play
Continuar