Coordinador de ALPAIS en EEUU califica de brutal y despiadada anulación del TPS

Por Miguel Cruz Tejada jueves 11 de enero, 2018

EL NUEVO DIARIO, NUEVA YORK._ El coordinador de Alianza País en Estados Unidos, Luis Mayobanex Rodríguez (Rhadamés Pérez), quien es también uno de los más reconocidos activistas por los derechos de los inmigrantes en la ciudad, calificó de brutal y despiadada la anulación del Programa de Estatus de Protección Temporal (TPS, siglas en inglés) a los salvadoreños y nacionales de otros países como Haití y Nicaragua por parte del Gobierno de Donald Trump.

Rodríguez, dijo que al anular el Estatus de Protección Temporal (TPS) que evita la deportación  y permite trabajar legalmente a unos 200 mil salvadoreños, la administración de Donald Trump comete un brutal y despiadado acto en contra de la comunidad migrantes.

“Este es un ataque a todos y todas las inmigrantes, no tan solo a los beneficiarios del Estatus de Protección Temporal”, dijo.

Añadió que con su inhumano proceder, la administración Trump quiebra la unidad interna de decenas de miles de familias, la mayoría de las cuales tienen hijos e hijas  nacidos en los Estados Unidos.

Recordó que de acuerdo con el Center for Migration Studies, los beneficiarios salvadoreños con TPS tienen 192.700 hijos con ciudadanía americana.

“Esta anulación coloca a millares de madres y padres ante la disyuntiva de tener que decidir si dejar a sus hijos menores en Estados Unidos, bajo el cuidado de familiares y amigos o si se los llevan con ellos a un país al que prácticamente los niños/niñas no conocen”, añadió Alianza País.

Dijo que El Salvador es un país que continúa siendo azotado por bandas criminales que no reparan en sus acciones violentas, violencia a la cual estarían expuestos esos niños.

Dijo que “con la anulación  del TPS para los salvadoreños y salvadoreñas, tal y como fue anulado para más de 50 mil haitianos y haitianas y unos 3 mil nicaragüenses y que eventualmente será anulado para más de 80 mil hondureños y hondureñas, Trump cumple con su antiinmigrante promesa electoral y satisface así a sus socios políticos más extremistas dentro y fuera del partido republicano”.

Agrega que “su decisión sobre el TPS, tal y como hizo en septiembre pasado al anunciar el fin del programa Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA), programa que protege de la deportación a más de 800 mil jóvenes que fueron traídos aquí siendo menores de edad, son componentes de una propuesta antiinmigrantes que tiene como centro y símbolo material la construcción de un muro físico entre la frontera de Estados Unidos y México”.

Sostiene que  como si esto fuera poco, la propuesta migratoria del sector político de la extrema derecha que jugó un rol fundamental en su cuestionado triunfo electoral busca también, terminar con la “inmigración en cadena” para ser sustituida por la inmigración basada en el mérito. “Esto significa acabar con la aplicación del concepto y la política migratoria de unificación familiar, que es la que ha permito a cientos de miles de dominicanos y dominicanas poder venir a residir  legalmente a los Estados Unidos”, precisa Alianza País.

“Con su política, la actual administración republicana busca frenar la emigración, pero sobre todo la proveniente de los países al sur de la frontera los Estados Unidos. Es parar el flujo migratorio hacia acá de los sectores sociales más perjudicados y empobrecidos por las políticas y ofertas económicas impuestas por los grandes centros del poder mundial que capitanea Estados Unidos”, manifestó el coordinador.

“Es asumir como orientación y política de estado, lo que la filosofa española Adela Cortina ha denominado como aporofia, que es el rechazo y la aversión a los inmigrantes y refugiados a partir de su condición social,  a partir de que son pobres”, dice la declaración.

“Permitir que esta política extrema siga expandiéndose, tendrá también un terrible y negativo impacto en el desenvolvimiento económico de nuestros países, dado que disminuirá el volumen de las remesas.

Ante un ataque tan bestial contra nuestros migrantes como el que profundiza la administración Trump, nuestros políticos no dicen ni pio”, anexó Rodríguez.

“Los llamados congresistas del disfuncional Parlamento Centroamericano (PARLACEN), del cual República Dominicana es parte, como los congresistas de ultramar ante el congreso de nuestro país, con su silencio, muestran no tener tiempo para salir en defensa de una comunidad trabajadora y vulnerable como la de los inmigrantes”, criticó la organización.

“El mejor escenario para la defensa de los inmigrantes sigue siendo las calles y a ellas hay que volver mediante marchas, concentraciones, piquetes y paros como el famoso Día sin Inmigrantes ocurrido el primero de mayo del 2006”, dijo Rodríguez.

Apple Store Google Play
Continuar