Controversia, elogios y ultraje por la estatua de “Fearless Girl” que desafía el toro de Wall Street

Por admin miércoles 22 de marzo, 2017

NUEVA YORK._ La estatua de bronce y denominada “Fearless Girl” (Muchacha Audaz), que fue instalada frente al icónico toro de Wall Street, símbolo mundial del poder económico, en actitud desafiante el 8 de marzo, día internacional de la mujer, está generando controversias entre sectores neoyorquinos que involucran al alcalde Bill de Blasio, quien se declaró ayer martes como un “fanático” de la escultura.

Con mirada fija y como desafiando al toro, la estatua ha servido también para atraer a cientos de curiosos, que la abrazan, la besan, la ponen flores y se hacen selfies y videos, comentando su significado.

El siciliano Arturo Di Modica, escultor del toro en 1987, la llama “desparpajada”.

La obra, fue tallada por el escultor de Delaware Kristen Visbal por encargo de la empresa State Street Global Advisors, con sede en Boston y que tiene en activos $2.5 billones de dólares, especializándose en asesoría de inversiones y comenzó como parte de un truco publicitario para promoverse en el día internacional de la mujer.

A sus pies, la estatua tiene la leyenda “Know the power of women in leadership” (Conozca el poder del liderazgo de la mujer” y se ha ganado el aprecio de una mayoría que pide al ayuntamiento y a la empresa dejarla permanentemente en el pedestal, de frente al toro y en Wall Street.

El alcalde dijo que está de acuerdo con que la estatua se quede, pero tendrá que hacer consultas antes de tomar una decisión final. El permiso expira el 2 de abril.

“En términos de que la chica se quede, estoy abierto a esa posibilidad y vamos a estar estudiando la situación”, añadió de Blasio, al ser abordado sobre el tema por reporteros en

"Entiendo que para mucha gente es un símbolo increíblemente poderoso y ciertamente para muchas mujeres y muchas chicas también. Por lo tanto, vamos a ver qué podemos hacer para prolongar la presencia", anexó el alcalde.

La estatua mide 50 pulgadas de altura y ahora es vista como símbolo de la igualdad de género, suscitando elogios y ultrajes desde que fue instalada por la empresa financiera.

Legisladores y activistas locales, entre ellos la Defensora del Pueblo, Letitia James, han instado a las autoridades municipales para que la estatua siga allí hasta el 2 de abril y agotar el plazo de permisos para mantenerla como una instalación permanente.

Pero Di Modica quiere la estatua de la muchacha sea removida, con el argumento de que “no es más que un truco publicitario”.

"Sin duda, vamos a ver el potencial de prolongar la presencia de la estatua en Wall Street", puntualizó el alcalde. "Somos reacios a hacer nada permanente porque, ya sabemos, que tiene ramificaciones para toda la ciudad".

LA CONTROVERSIA

El artista que esculpió icónica el toro de Wall Street, insiste en que la imagen de la chica desafiante colocada en el camino de su bestia, debe ser removida inmediatamente del frente del cuadrúpedo.

“El toro es arte” dijo Modica La chica no lo es”, añadió el escultor.

"Esa estatua de la muchacha, no es un símbolo, es un truco publicitario", dijo el artista de 76 años de edad, nativo de Sicilia (Italia) siciliano.

Pero la empresa alega que la estatua de la muchacha está destinada a promover su campaña instando a la diversidad de género en los roles de liderazgo corporativo.

“No es que haya nada malo en ello”, dijo Di Modica. "Mujeres y niñas, eso es genial, pero eso no es lo que mi escultura es” añadió en una entrevista en su estudio de arte en la calle Church.

El escultor talló el toro en 1987 como un regalo a la ciudad después de la caída de la bolsa ese año, creyendo que el animal que pesa de 7,100 libras, sería un antídoto contra la flacidez económica de Nueva York. Él invirtió $350.000 su propio dinero y luego plantó el toro frente de la Bolsa de Valores en Wall Street, sin tener permiso del ayuntamiento en diciembre de 1989.

El toro estuvo originalmente en Queens, y la ciudad invirtió recursos autorizando que el toro se moviera a su ubicación actual, que ahora aman los turistas ahora que frotan su nariz, los cuernos y los testículos “para la buena suerte” y se considera la segunda escultura de atracción escultural más popular de Nueva York, después de la estatua de la libertad.

"Mi toro es un símbolo de América. Mi toro es un símbolo de prosperidad y de fuerza", dice el escultor.

Pero la estatua de la muchacha es aclamada casi universalmente por los neoyorquinos y personas de todo el mundo desde que se instaló el 8 de marzo, pero para el siciliano, la efigie de la chica, de 50 pulgadas, es casi una forma de “vandalismo de su trabajo, la refundición de su toro como una villana y una opresora”.

Alega el escultor que es como si alguien pusiera un rifle AR-15 en las manos de la estatua de David de Miguel Ángel.

Pide a los grupos políticos no cegarse por los intentos de mercadeos flagrantes que utilizan flagrantemente el derecho de la mujer, y exhortó a los concejales a pensar cuidadosamente antes de permitir que la escultura esté en Wall Street, más allá de su permiso temporal, que expirará el 2 de abril.

“Las personas no deben defender la estatua de la chica como un símbolo del poder de la mujer, están cometiendo un error", dijo el escultor del toro.

Por Miguel Cruz Tejada

Apple Store Google Play
Continuar