Contraprotesta hace sombra a marcha conservadora en Boston

Por Associated Press domingo 20 de agosto, 2017

EL NUEVO DIARIO, BOSTON. — Miles de manifestantes que coreaban lemas contra los nazis en una muestra pública de rechazo al nacionalismo blanco hicieron sombra el sábado a un pequeño grupo en Boston que había organizado una “marcha por la libertad de expresión”

Las convocatorias rivales se celebraron una semana después de unos episodios violentos que conmocionaron a Virginia y tuvieron eco en todo Estados Unidos.

Los contramanifestantes marcharon a través de la ciudad hasta el histórico Boston Common, donde los conservadores tenían previsto ofrecer varios discursos, aunque no tardaron en marcharse. La policía escoltó a los activistas conservadores en camionetas para sacarlos del lugar, mientras algunos contra manifestantes enfadados forcejeaban con la policía.

El grupo conservador que organizó la marcha, la Boston Free Speech Coalition, se había distancia públicamente de los neonazis, supremacistas blancos y otros grupos que fomentaron la violencia en Charlottesville el 12 de agosto. Una mujer murió en esa marcha, llamada Unite the Right (Unan a la derecha) y muchas personas resultaron heridas cuando un auto embistió contra los contra manifestantes.

Los detractores temían que los nacionalistas blancos se presentaran en Boston de todas maneras y acudieron en gran número, algunos vestidos de negro y con el rostro cubierto con pañuelos. Unas 40.000 personas acudieron a la marcha, la más grande de aproximadamente media docena convocadas en el país el sábado, según las autoridades.

Los asistentes corearon lemas y mostraron carteles con leyendas como: “Que los nazis vuelvan a tener miedo”, “Ama a tu vecino”, “Resiste al fascismo” y “El odio nunca hizo grande a Estados Unidos”. Otros portaban una enorme pancarta en la que se leía “Aplasten a la supremacía blanca”.

Chris Hood, que acudió al evento por la libertad de expresión desde Dorchester, dijo que la gente hizo parecer injustamente que el mitin iba a ser “un mitin de supremacistas blancos del Klan”.

“Esa nunca fue la intención”, afirmó. “Sólo hemos venido aquí para promover la libertad de expresión en los campus de las universidades, libertad de expresión en las redes sociales para los oradores conservadores, de derecha. Y no tenemos intención de ser violentos”.

Uno de los oradores que tenía previsto intervenir en la marcha conservadora dijo que la cita se había “desmoronado”.

Por su parte, Rockeem Robinson, de 21 años, un consejero juvenil de Cambridge, dijo que había acudido para mostrar apoyo a la comunidad negra y a todas las minorías, e indicó que no estaba preocupado por su seguridad debido a que sintió más apoyo de su lado.

Miembros del movimiento Black Lives Matter realizaron más tarde una protesta en el Common, donde se quemó una bandera de la Confederación y los manifestantes golpearon los costados de un vehículo policial.

El sábado por la noche se hicieron 33 detenciones, la mayoría por conducta desordenada, aunque algunas por agresiones a policías, indicó el jefe de policía de Boston, William Evans.

La policía de la ciudad indicó por la tarde en Twitter que algunos manifestantes les habían lanzado botellas, orina y piedras.

El presidente Donald Trump elogió a las personas en Boston de quienes dijo que “se manifestaron” contra el odio y la intolerancia. Trump añadió en su mensaje en Twitter que “¡nuestro país se unirá muy pronto!”.

La protesta del sábado en Boston fue en su mayoría pacífica y tras la dispersión de los manifestantes se registraba un ambiente de picnic entre los rezagados, que jugaban con pelotas de playa, tocaban tambores y escuchaban música reggae.

Aunque más pequeñas, las protestas en otras ciudades, como Nueva Orleans y Atlanta, también fueron multitudinarias.

En California se celebró una marcha en el famoso paseo marítimo de Venice Beach, en Los Ángeles, y una protesta contra el racismo en Laguna Beach, un día antes de la manifestación convocada por el grupo America First! en el mismo lugar, anunciada como una “Vigilia eléctrica por las víctimas de ilegales y refugiados”.

En Dallas se produjeron altercados entre asistentes a una marcha contra la supremacía blanca y defensores de los monumentos confederados hacia el final del acto. La policía tuvo que dispersar a la multitud.