Contra el fraude electrónico y en defensa de la voluntad popular

Por Víctor Manuel Peña miércoles 9 de octubre, 2019

El domingo 6 de Octubre tuvieron lugar, por primera vez, las primarias abiertas en el PLD, proceso éste dirigido totalmente por la Junta Central Electoral.

En estas primarias abiertas del PLD la Junta Central Electoral aplicó el procedimiento del voto automatizado, el cual fue asumido como plan piloto por la institución encargada de dirigir y organizar las elecciones nacionales y las primarias de los partidos.

El reglamento de la JCE que consigna el voto automatizado plantea que el mismo se asume como plan piloto, sujeta su aplicación a que se contratara una firma internacional, con solvencia técnica y moral, para auditar tanto los equipos como el software.

La Junta Central Electoral violó olímpicamente el reglamento puesto que nunca contrató ninguna firma internacional para hacer ambas auditorías.  En su defecto, consiguió que tres universidades privadas y el ITLA hicieran el trabajo de supervisión de los equipos y supuestamente del programa, pero el documento contentivo de ese trabajo no llegó a manos de los precandidatos del PLD.

Todo lo anterior indica que la JCE procedió a aplicar el voto automatizado sin cumplir previamente con la precondición establecida en el reglamento de la propia Junta.

Y tenía necesariamente que asumirse como plan piloto el voto automatizado porque nunca antes se había aplicado en la República Dominicana ni en primarias ni en elecciones nacionales.

Pues resulta y viene a ser que por el fraude electrónico que hubo el domingo 6 de este mes de Octubre el plan piloto zozobró al fracasar estrepitosamente el voto automatizado.

Los votos electrónicos transmitidos por la Junta Central Electoral, en otra flagrante violación de la ley, estaban totalmente adulterados debido a que el código fuente del software de la JCE había sido modificado o alterado por un algoritmo que hackers habían introducido o instalado desde fuera con la complicidad de funcionarios medios del organismo electoral.

Primero, la ley no contempla que la JCE comience a transmitir resultados de las votaciones electrónicamente sin las mesas electorales haber cerrado y haber computado todos los votos, tanto los unos como los otros. La JCE se desesperó y comenzó a transmitir resultados electrónicamente desde las cuatro de la tarde del domingo.

Segundo, de acuerdo a lo que establecen la ley y el reglamento la JCE no puede transmitir resultados electorales desde las mismas mesas electorales. El procedimiento es que las mesas cuentan, levantan actas y esas actas tienen que ser depositadas o entregadas a las juntas electorales de los municipios y éstas a su vez transmiten los resultados a la Junta Central Electoral.  O sea que son las juntas electorales, no las mesas electorales, las que tienen que transmitir los resultados de las votaciones a la Junta Central Electoral.

Tercero, había que cotejar el resultado del conteo electrónico con el resultado del conteo manual.  Esto no se hizo!

Mientras la Junta Central Electoral comenzó mal y ha terminado muy mal: en estos momentos ha estado mareada dando volteretas en el aire sin tener un rumbo fijo.  O sea que la JCE no ha sido transparente pero mucho menos pulcra.

El ejemplo de transparencia y de verdadera pulcritud en el ejercicio de sus derechos cívicos lo ha dado el pueblo dominicano, que acudió masivamente a votar en las primeras horas de la mañana en la mayor parte de la geografía nacional.

En un libérrimo y limpio ejercicio del derecho a votar el pueblo dominicano acudió a las mesas electorales a votar masivamente por el más grande líder político de la República Dominicana: el doctor Leonel Fernández Reyna

Leonel ganó ampliamente las primarias abiertas del PLD tal como lo atestiguan los votos manuales.

La modificación del código fuente del software de la JCE por un algoritmo que introdujeron hackers contratados y a favor del candidato contrario, el gallo pelón del danilismo, hizo que Leonel perdiera más de 97 mil votos en 671 mesas electorales.

En el fraude electrónico que se ha perpetrado contra la voluntad del pueblo ha estado presente la mano larga del gobierno dominicano.

Esos más de 97 ó 100 mil votos que tenía Leonel le fueron sumados o asignados, ilegal y arbitrariamente, a Gonzalo, y por eso este precandidato sin condiciones aparece con muchos votos que no sacó debido a la “magia” del algoritmo que está en la base del fraude electrónico colosal que se ha cometido contra Leonel.

Estas primarias abiertas del PLD, arbitradas totalmente por la JCE, han sido tan caprichosos, arbitrarios, antojadizos y “originales” sus resultados que no aparece ninguna tendencia.

Otra cosa cosa, ¿cómo es posible que con el 90% de los votos computados electrónicamente Leonel haya estado arriba la mayor parte del tiempo y de buenas a primeras debido a la “magia” del fraude electrónico el gallo pelón del danilismo se le haya ido arriba a Leonel con unos puntitos?

Frente al fraude electrónico colosal que ha habido, la JCE está obligada por ley a contar todos los votos físicos de todas las mesas electorales.

Por el fracaso estrepitoso del voto automatizado, la credibilidad de la Junta Central Electoral ha resultado terriblemente lacerada.

Está en juego el presente y el futuro de la democracia dominicana, por lo que es clave y fundamental que la Junta Central Electoral tenga credibilidad, porque solo así será un organismo creíble y confiable, un árbitro creíble y confiable, para dirigir, administrar y organizar las elecciones nacionales cada cuatro años para hacer posible la renovación de los poderes públicos con la participación y asistencia plena del soberano que es el pueblo.

Pero debido a la experiencia traumática y dolorosa que acabamos de tener con el voto automatizado por la culpa total de la JCE, este procedimiento de votación electrónico, total desacreditado, queda totalmente descartado para ser usado en las elecciones municipales de Febrero y en las presidenciales y congresuales de Mayo del año 2020.

Frente a las primarias abiertas del PLD del domingo 6 de Octubre la JCE tiene ante sí dos caminos: O reconoce y declara a Leonel como el único y verdadero ganador de las primarias o anula las votaciones del domingo y convoca a nuevas elecciones primarias abiertas para escoger solo el candidato presidencial del PLD aplicando solo el voto manual o físico

De la Junta Central Electoral tomar un camino equivocado estará colocando al país en una crisis política sin precedentes de consecuencias verdaderamente impredecibles e imprevisibles.

El pueblo dominicano y nosotros como su vanguardia política estamos en protesta y en vigilia permanente contra el fraude electrónico que se ha perpetrado contra Leonel Fernández y en una irrenunciable defensa de la voluntad popular y de la soberanía popular, piedra angular de la democracia en cualquier sociedad organizada.

El fraude electrónico que se ha regenteado contra la voluntad del pueblo no pasará! La historia no podrá ser torcida ni retorcida!

Leonel, candidato presidencial del PLD y presidente a partir de Agosto del 2020 por designio del pueblo dominicano.

Anuncios

Comenta