Consumismo y Sociedad

Por Vidal Bourdierd jueves 9 de marzo, 2017

El Consumismo tal como se define hoy día es la adquisición y acumulación de bienes y servicios considerados innecesarios para vivir, lo cual ha traído consigo un negativo impacto a la ecología y endeudamiento social que genera cada día más pobreza como consecuencia de un capitalismo agresivo y depredador el cual a través del marketing masivo en los diferentes medios de comunicación utiliza las emociones de los consumidores para provocar compras

Los antecedentes históricos del consumismo se remontan poco después de segunda guerra mundial como la implementación de un “estado de bienestar” que tendría como objetivo aumentar las ganancias de los industriales que a su vez dispondrían de más capitales para mejorar el poder adquisitivo de las clases medias y bajas creando un cuadro donde todos los elementos mencionados debían mantenerse en convergencia conservar el equilibrio.

A fin de lograr ese objetivo se creó en estados unidos el American way of life (estilo de vida americano) como una estrategia donde los productos superfluos comenzarían a ser publicitados como imprescindibles, las características de este “estilo” trajeron como consecuencia la ostentación y exageración de la riqueza que otros países por medio de la transculturización adoptarían, estimulados por medio del cine, radio, revistas y televisión en donde se influía el deseo de la gente por ingresar a un mundo fantástico e ideal al cual solo se ingresaba al comprar determinadas

“marcas” a partir de ahí nace la cultura de masas donde se promovía que para triunfar en la vida había que manejar tal tipo de automóvil, o vestir ropa de los famosos, dicha metodología nos persigue hasta hoy día en un mundo cada vez más plagado de propagandas que orienta al consumo voraz y desmedido.

Las consecuencias sociales y el crecimiento exponencial de la degradación medioambiental está a la vista de todos, se refleja en la inseguridad alimentaria y el avance del cambio climático en una población que no cesa de aumentar, donde el nivel y la intensidad del consumo ocasionan la sobre explotación y el agotamiento de recursos como el agua que generan una cantidad mayor de desechos los cuales les lleva literalmente siglos en desaparecer

En el ámbito social ese impulso descontrolado por comprar está alimentado por un sistema financiero insaciable que facilito recursos para que compraran a quienes no tenían con qué. En efecto, la presión social existe y es cada vez más demandante, por tal razón innumerables personas caen constantemente en la trampa de la deuda bancaria para cumplir con los estándares sociales y complacer lo que la sociedad espera de ellos para sentirse felices y estimados

Tristemente; investigaciones indican que cuanto más las personas persiguen los objetivos materiales más baja es su felicidad y su satisfacción personal

Mencionaba Karl Marx que donde hay igualdad no hay lucro.

No obstante las potencias capitalistas alientan a que la gente compre, para que el dinero circule y los bancos den crédito con el fin sustentar el sistema, el cual ha sido el principal motor de la mala distribución de la riqueza arrastrando consigo la desigualdad económica, salud, educación entre otros.

Esta disparidad entre las clases es el claro y crudo reflejo de que pareciera que el mundo de hoy está diseñado para aquellos que tienen los mejores ingresos, sin embargo este sistema no podrá sostenerse por mucho tiempo en un planeta finito donde las empresas multinacionales van agotando los pocos recursos ecológicos que nos quedan los cuales no se podrán renovar con simple papel moneda.

 

Apple Store Google Play
Continuar