Constitución y violencia doméstica

Por Pablo Ulloa lunes 10 de agosto, 2020

La Constitución Dominicana en su Articulo 42.- “Derecho a la integridad personal. Toda persona tiene derecho a que se respete su integridad física, psíquica, moral y a vivir sin violencia. Tendría la protección del Estado en casos de amenaza, riesgo o violación de las mismas.”

La Ley de Estrategia Nacional de Desarrollo 2030 específicamente en su Artículo 12. Enfoque de Género.- Todos los planes, programas, proyectos y políticas públicas deberán incorporar el enfoque de género en sus respectivos ámbitos de actuación, a fin de identificar situaciones de discriminación entre hombres y mujeres y adoptar acciones para garantizar la igualdad y la equidad de género. Se identifican en cuanto a la Políticas Publicas el Objetivo 2.3 Igualdad de derechos y oportunidades, teniendo un objetivo especifico que es 2.3.1  Construir una cultura de igualdad y equidad entre hombres y mujeres.

Ahora bien, es indiscutible el esfuerzo que se ha hecho desde el Ministerio de la Mujer para combatir como se denomina la violencia de genero. En nuestro caso el enfoque sociológico que le damos es violencia domestica. Esto lo planteamos enfocados en el concepto de habitus, es una de las contribuciones fundamentales de Pierre Bourdieu a la sociología y uno de los términos clave de su construcción teórica.

“El habitus se define como un sistema de disposiciones durables y transferibles -estructuras estructuradas predispuestas a funcionar como estructuras estructurantes- que integran todas las experiencias pasadas y funciona en cada momento como matriz estructurante de las percepciones, las apreciaciones y las acciones de los agentes cara a una coyuntura o acontecimiento y que él contribuye a producir” (Bourdieu, 1972: 178).

De acuerdo con el estudio, el “cronograma de homicidios” de ocho etapas -que sería rigurosamente seguido por quienes matan a sus parejas-, podría ayudar a la policía a identificar a potenciales asesinos y, con esto, prevenir muertes. Así lo determinó una investigación liderada por Jane Monckton Smith, experta en criminología y académica de la Universidad de Gloucestershire. A partir del Estudio, planteamos las siguientes condiciones a tener en cuenta desde el punto de vista individual para reducir este mal social que nos afecta continuamente.

  1. Un historial previo de relación de acoso o abuso por parte del perpetrador.
  2. Un romance que se convierte rápidamente en una relación seria.
  3. Una relación dominada por el control coercitivo.
  4. Un desencadenante que amenaza el control del perpetrador: por ejemplo, que la relación termine o que el perpetrador se encuentre en dificultades financieras.
  5. Un aumento en la intensidad o frecuencia de las tácticas de control, como acechar o amenazar con suicidarse.
  6. El potencial asesino sigue adelante, ya sea por venganza o por homicidio.
  7. La planificación: el autor puede comprar armas o buscar oportunidades para que la víctima esté sola.
  8. Homicidio: el agresor mata a su pareja y posiblemente lastima a otros, como a los hijos de la víctima.

Comenta