Condiciones para una auditoría forense creíble y la posición contrastante del presidente de la JCE

Por Víctor Manuel Peña jueves 17 de octubre, 2019

Ante el fraude electoral colosal que ha habido, el Dr. Leonel Fernández le ha hecho un pedimento a la JCE en el sentido de que este órgano electoral lleve a cabo una auditoría forense tanto a los equipos como al software que se usaron el domingo 6 de este mes en las primarias abiertas del PLD.

En el pedimento que hace el Dr. Leonel Fernández pone las siguientes condiciones:1) Que una firma internacional de reconocida solvencia técnica y moral sea contratada por la JCE para la realización de esa auditoría forense, 2) Dicha auditoría forense debe ser supervisada por la Unión Europea, Estados Unidos y la OEA, 3) La JCE no puede hacer nada de eso sin la presencia permanente en la Junta de un equipo representante de Leonel y 4) Los equipos y el software no deben ser tocados por nadie en la JCE y un equipo mixto debe asumir la vigilancia de esos equipos

La JCE que siempre se negó rotundamente a hacerle una auditoría forense a los equipos y al software, ahora, después de la proclama del precandidato que no ganó porque hizo fraude, la JCE ha dicho sí al pedimento que ha hecho el Dr. Leonel Fernández.

Sin embargo, no ha dicho sí a las condiciones que ha puesto Leonel, precandidato presidencial por el PLD, y entonces la Junta quiere escoger ella sola la firma internacional y se niega que estén los observadores que ha indicado Leonel y se niega también a que un equipo de Leonel tenga presencia permanente en la Junta en todo lo que concierne a este proceso de la auditoría forense.

Si se hace como quiere la JCE no será una verdadera auditoría, sino un verdadero mamotreto!

Esa intencionalidad ajena a la transparencia que tiene el señor presidente de la JCE quedó evidenciada palmariamente en una rueda de prensa que llevó a cabo este organismo electoral en el día de ayer –martes 15 de Octubre- y en la que dijo lo siguiente: “Que él sabe ya que el resultado de la auditoría forense no va a contradecir los resultados electorales de las primarias abiertas del PLD”, dados a conocer oficialmente en la ilegal proclama del sábado 12 de este mes de Octubre.

Si el presidente de la JCE, Dr. Julio César Castaños Guzmán, ya sabe el resultado de la aún no realizada auditoría forense, puesto que ahora es que se está en la fase de planificación de la misma, entonces no tiene sentido que se contrate una firma internacional para hacer dicha auditoría porque él “sabe” de antemano, como si fuera todo un brujo, cuál va a ser ese resultado.

El subconsciente traicionó al presidente de la JCE!

O sea que la firma internacional que se contrate para hacer la auditoría va a hacer su trabajo sujeto o condicionado por las intenciones, sueños o caprichos del señor presidente de la JCE.

Todo indica que la auditoría estará precedida del prejuicio o la predeterminación del presidente de la JCE: se hará todo conforme a la voluntad prejuiciada y predeterminada del presidente de la Junta!

Si es así, y todo indica que va a ser así, la auditoría está fracasada o castrada de antemano porque jamás va a reflejar la realidad, sino las intenciones, sueños, caprichos y fantasías del faraón de la JCE.

Ese incorrecto proceder del presidente de la JCE le está haciendo un daño terrible a la credibilidad de la Junta.

Y lo peor del caso es que ningún otro miembro titular de la JCE ha sido capaz de asumir una posición disidente para frenar o llamar la atención en cuanto a que el señor presidente de la JCE está asumiendo un comportamiento que lacera hondamente la credibilidad y la institucionalidad de la JCE.

El país está escandalizado y alarmado porque el ilegal e incorrecto proceder de los miembros titulares de la JCE lacera sensiblemente la credibilidad y la institucionalidad del organismo electoral.

Y si todas esas irregularidades y baches constitucionales y legales se han dado con estas primarias abiertas del PLD no hay nada ni nadie que nos pueda garantizar transparencia, objetividad y equidad en las elecciones municipales de Febrero y en las presidenciales y congresuales de Mayo del año 2020.

¿Está el pueblo dominicano dispuesto a participar en las elecciones municipales de Febrero y en las presidenciales y congresuales de Mayo del 20 con una JCE no creíble ni confiable en su condición de árbitro?

Obviamente que no!

No se trata de cualesquiera elecciones, se trata de elecciones nacionales para renovar los poderes públicos de la nación y del Estado dominicano: El Congreso, la Presidencia de la República, los ayuntamientos y los distritos municipales

Ante esta crisis de credibilidad y de institucionalidad de la JCE hay dos caminos a la vista: O la JCE retorna plenamente a la constitucionalidad y a la legalidad establecida en el país o el Congreso tendrá que elegir una nueva JCE.

El pueblo y la nación dominicanos como colectividades han estado y estarán siempre por encima de las individualidades como también lo están el presente y el futuro de la República Dominicana.

Ahí reside el punto crucial que puede ser pedestal para el alzamiento o una revolución.

Evitemos llegar a ese punto crucial haciendo que la JCE retorne plenamente a la constitucionalidad, a la legalidad y a la institucionalidad.

Otra cosa: El presidente de la JCE, ¿es un árbitro o es un dirigente político?

De acuerdo a la Constitución y la ley es, tiene que ser y debe ser siempre un árbitro, es decir, tiene que manejarse institucionalmente frente a las elecciones, no importa cuáles sean, como un árbitro.

Si es un árbitro, y tiene que ser y manejarse siempre como árbitro, ¿qué hace el presidente de la JCE celebrando una rueda de prensa para contestar, muy bravuconamente como todo un parcial en el proceso y sin investigar previamente, todas las denuncias que ha estado haciendo Leonel?

Si el presidente de la JCE no ha investigado nada no debe decir jamás que el sistema informático de la JCE no ha sido hacheado, porque, además, los resultados electorales, tanto los electrónicos como los manuales, son estrambóticos, raros, extraños e ilógicos, en otras palabras, se trata de datos electorales inventados y manipulados desde ultratumba! Y también porque el Dr. Julio César Castaños Guzmán no es una autoridad en la ciencia de la informática en razón de que no ha estudiado esa carrera en ningún lugar del mundo conocido.

Es decir que el presidente de la JCE está totalmente descalificado para hablar con propiedad de asuntos que conciernen a la ciencia de la informática.

Y como es así el presidente de la JCE no debe condicionar previamente o de antemano el resultado de la auditoría forense ni debe convocar a la prensa para responderle a Leonel sobre asuntos que dicho miembro titular de la JCE no domina y que no ha investigado previamente.

Pero lo más importante es que el presidente de la JCE está ahí en base a un mandato de la Constitución y de la ley y tiene que actuar y administrarse siempre como árbitro, no como un parcial o como si fuera un dirigente político cualquiera.

No al fraude gigantesco de la JCE y del gobierno de Danilo!

Sí a la Constitución, sí a la legalidad, sí al Estado de derecho.

Sí a la irrenunciable lucha en defensa de la voluntad popular!

Anuncios

Comenta