Condenan implicados en muerte de una persona cuando realizaban carrera ilegal en Alemania

Por El Nuevo Diario Lunes 27 de Febrero, 2017

EL NUEVO DIARIO, BERLIN.- Dos hombres que participaron en febrero del año pasado en una carrera ilegal en el centro de Berlín que causó la muerte del conductor de un tercer vehículo no implicado fueron condenados hoy por asesinato a cadena perpetua por un tribunal alemán en una sentencia sin precedentes.

Con esta resolución, los jueces de la Audiencia Provincial de Berlín consideran que los dos acusados, de 25 y 28 años, asumieron conscientemente las posibles consecuencias fatales de conducir a hasta 170 kilómetros por hora por la avenida Kurfürstendamm de Berlín para ganar una carrera.

"Todo conductor tiene presente las posibles consecuencias fatales de una conducción a tan vertiginosa velocidad", argumentó la fiscalía en su alegato.

Los hombres "se despojaron a sí mismos de toda capacidad de reacción" por la simple voluntad de autoafirmación, cita el diario "Der Tagesspiegel".

Hasta el momento, casos similares al juzgado hoy eran tratados como homicidio involuntario.

El accidente en el que murió el conductor de un todoterreno se produjo a las 0.40 horas del 1 de febrero del año pasado, cuando el hombre, de 69 años, con el semáforo en verde, circulaba hacia un cruce y fue embestido por el deportivo de uno de los acusados.

El Audi que conducía uno de los acusados se incrustó en la puerta del conductor, el todoterreno salió despedido más de 70 metros y la persona que lo manejaba murió en el interior del vehículo.

Los dos corredores ilegales -con varias denuncias por delitos de tráfico-, así como una tercera persona que viajaba en uno de los coches implicados, resultaron prácticamente ilesos, mientras sus vehículos quedaron destrozados.

El fiscal Christian Fröhlich había exigido cadena perpetua y privación de por vida del derecho a conducir para los dos hombres, a quienes acusó de haber actuado con bajeza.

La defensa acusó a Fröhlich de pretender ampliar la situación legal de manera improcedente y subrayó que la intención de participar en una carrera no es equiparable a la de matar.

Argumentó que sus clientes sobrestimaron su capacidad de conducción al estar convencidos de que "tenían todo bajo control" y subrayó como decisivo que los acusados no vieron peligro fatal en su forma de actuar.

Por ello, la defensa pidió para uno de los hombres una condena por homicidio involuntario y para el otro, una sentencia por poner en peligro el tráfico.

En una rueda de prensa rutinaria, un portavoz del Ministerio de Justicia rechazó comentar la sentencia y remitió a un proyecto de ley de los titulares de esa cartera, Heiko Maas, y de Transporte, Alexander Dobrindt, que contempla endurecer las penas para los participantes en carreras ilegales.

El proyecto de ley, que se encuentra ahora a debate en el Bundestag, la cámara baja del Parlamento alemán, contempla hasta diez años de prisión para los participantes en carreras ilegales con muertos o heridos graves.

Actualmente, la participación en carreras ilegales está considerada a nivel jurídico un delito menor, con multas de 400 euros y un mes de privación del derecho a conducir.