Concluye votación en presidenciales de Túnez con aumento de participación

Por EFE domingo 13 de octubre, 2019

EL NUEVO DIARIO, TÚNEZ.- Los colegios electorales de Túnez cerraron hoy sus puertas en una jornada electoral sin incidentes graves y con una participación mayor que en la primera vuelta de la que saldrá el tercer presidente electo en democracia, el cuarto desde el triunfo de la revolución que en 2011 acabó con la dictadura de Zinedin el Abedin Ben Ali.

A falta de la cifra definitiva, la tasa de participación marcaba un 39,2 por ciento a las 15.30 horas local, doce puntos más que en la primera vuelta y que en las legislativas del pasado 6 de octubre a las 14.30.

Desde las 8.00 de la mañana, los miles de colegios repartidos por el país han tenido una actividad regular, sin apenas colas y con las urnas algo más llenas que en las dos jornadas electorales previas.

Los dos candidatos en liza, el jurista ultraconservador Kaïes Said, y el magnate populista de la televisión Nabil Karoui votaron a primera hora para tratar de animar a la población y elevar la participación respecto a la primera vuelta, que fue un raquítico 44 por ciento del censo electoral. Unos 25 puntos menos que las presidenciales de 2014.

Los pronósticos apuntan a una posible victoria de Said, que ya se impuso en la primera vuelta al concitar el 18,7 por ciento de los sufragios y que ha recibido el apoyo de varios de los candidatos a los que derrotó, en particular al del partido conservador religioso de tendencia islamista “Ennahda”, Abdel Fatah Mouro, que quedó tercero con cerca de un 12 por ciento de apoyos.

También del primer ministro Yousef Chahed, quien el viernes aseguró que votaría este domingo “contra la corrupción”, en una clara alusión a Karoui, quien ha pasado toda la campaña electoral en la prisión preventiva acusado de evasión de capitales y blanqueo de dinero.

El multimillonario, propietario de la cadena de televisión Nessma TV -la de mayor audiencia nacional- salió de la cárcel este mismo miércoles, apenas 24 horas después de que amenazara con impugnar los comicios por “desigualdad de oportunidades” y a tiempo para participar en un pionero e histórico debate de televisión frente a su rival en el que se volvió a presentar como el salvador de los pobres.

Los resultados dependerán hoy de la participación y podrían verse condicionados por el desenlace de las legislativas del pasado 6 de octubre, en la que la victoria sonrió a Ennahda seguido de “Qalb Tunis”, el partido fundado unos meses atrás por Karoui.

Una eventual victoria de Said dejarían la presidencia, la jefatura del Gobierno, el Parlamento y la mayoría de las alcaldías en manos de la corriente conservadora religiosa ocho años después del triunfo de la revolución que derrocó la dictadura de Zinedin el Abedin Ben Ali -fallecido hace un mes en su exilio de Arabia Saudí- y desató las ahora marchitadas “primaveras árabes”.

 

Anuncios