Concertación necesaria

Por Manuel Hernández Villeta

El principal reto que espera al presidente Luis Abinader  al comenzar su segundo año, es  lograr la unidad nacional. Si quiere lograr el desarrollo integral, tiene que conformar un gran frente social, político, económico y de fuerzas vivas.

A causa del coronavirus, en el último año y medio todas las instituciones, desde los chiriperos hasta los grandes inversionistas, doblaron las rodillas. Es el momento ahora de dar el salto adelante y continuar trabajando. Pero ese reajuste colectivo  no lo puede hacer nadie solo.

La lucha por conseguir empleos que no se han podido abrazar en el primer año, debe ser controlada en el Partido Revolucionario Moderno. Un partido en el gobierno no puede perder su tiempo en escuchar reclamos de bases sin empleo, y de funcionarios que no toman el teléfono.

El presidente Abinader tiene que concertar con todos los sectores, aun los que se sitúan en las áreas de oposición. Los estragos de la pandemia perjudican a todos, y colocan contra la pared a los dominicanos de todos los niveles económicos y sociales.

Los acercamientos no tienen que ser mediante una piñata de empleos y facilidades. Muchas veces se equivoca el rumbo. Se piensa que la concertación es dar un empleo a un oponente. O negociar cualquier facilidad por apoyo monetario. Es así en la mayoría de los casos, pero también ocurre el acercamiento institucional.

Casi nunca en la República Dominicana esa unidad ha dado resultado. Muchos la profesan de frente a las cámaras de televisión y posteriormente dan la espalda a todo lo que se trató. De ahí que una parte considerable de los dominicanos no tiene fe en los acuerdos políticos.

Nunca fue tan apremiante la situación. En medio de una pandemia devoradora y con la economía hecha pedazos. Hay sectores que han logrado sobrevivir y aumentar sus inversiones, pero son los menos. De cara a la mayoría, todos necesitan el apoyo de una mano amiga.

El dialogo se debe dar por sectores, dentro de la globalidad. Por ejemplo, a todos los grupos relacionados  con el área médica, sean opositores o gremios levantiscos,  se les debe llamar y escuchar sus opiniones, y aceptar las ofertas que se han  hecho de integrar médicos y enfermeras a la lucha contra el covid.

El país tiene una buena plantilla de profesionales cercanos al área de la ganadería y la producción agrícola. Debe ser aprovechada al máximo. Los alimentos no han faltado en un año y medio crítico, pero si la especulación lleva los  precios a niveles inalcanzables.

Con un reflujo partidista, y lejos de las elecciones generales, pero acercándose las primarias, el presidente Abinader debe dar ejemplo de concertación, de diálogo, y de saber atraerse a todos los sectores, en esta fuerte tarea de  adelantar el desarrollo nacional. Una labor muy pesada para  que la carga  la soporte  un solo hombro. ¡Ay!, se me acabó la tinta.

Por Manuel Hernández Villeta

Comenta