Concertación necesaria

Por Manuel Hernández Villeta

De cara a las venideras elecciones, el país necesita unidad para la acción. Es difícil lograr propósitos unitarios en medio de  una campaña proselitista. Cuando se abren las puertas de las apetencias personales, todos van contra todos.

Además, el espíritu de la unidad y la concertación se ha desacreditado en el país. Los vocingleros  partidistas siempre tratan de conseguir beneficios grupales de los encuentros, o torpedear las posiciones de los contrarios. Hoy por lo menos se debe meditar sobre ese proceder.

Los partidos políticos tienen que hacer un amplio estudio sobre los problemas nacionales. No los que se esgrimen por simple demagogia y suposición de que con los mismos se ganan posiciones.

La parte principal de cualquier  concertación debe estar en las manos de los que gobiernan.  Los cambios y las reformas se pueden plantear desde cualquier sector, pero es desde el gobierno que se implementan.
Es una ilusión levantar unidad nacional, cuando muy recientemente fracasó un diálogo entre gobierno, opositores y  sociedad civil. Pero la esperanza nunca debe ser cerrada. Es una lucha cuesta arriba, donde es imposible triunfar, pero vale el intento.

Cuando hablo de unidad para la acción, se trata  de tomar puntos nodales para el desarrollo como son la educación, la agricultura, la salud, la seguridad y la reducción en los precios de los artículos de primera necesidad.

La educación, a pesar de tener el mejor presupuesto de su historia, enfrenta momentos dramáticos y difíciles a los cuales tiene que hacer frente para que se mejore el sistema de enseñanza en el país. Sin concertación, sería imposible lograr eliminar  los lastres que padece el sistema educativo.

En todos los partidos políticos militan reputados técnicos del sector agropecuario, por lo que la colaboración es  posible mantenerla en  los niveles de producción. El sector privado se tiene que involucrar en el desarrollo de la  agricultura  y la  ganadería.

La inseguridad la  sienten todos los dominicanos. Hay una violencia que parece indetenible y la cual a duras penas se contrae. La policía hace su trabajo, la justicia también, pero hay nuevas modalidades del delito, que tienen que ser enfrentadas con medidas sociales y tecnología de punta.

Los partidos  presentarán  en los próximos meses  sus programas de gobierno. Bien, allí darán a conocer cuáles son sus prioridades, pero nada más. No se olvide que los programas de gobierno de los distintos partidos políticos en muy pocas ocasiones se ejecutan. Son enunciados que encienden las campañas, pero luego se apagan. ¡Ay!, se me acabó la tinta.

Por Manuel Hernández Villeta

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar