Con prudencia en la espera de un nuevo año

Por Rafelito Valenzuela lunes 2 de enero, 2017

ARTÍCULOS ANTERIORES

Rafelito Valenzuela Rafelito Valenzuela

La prudencia es la virtud de actuar de forma justa, adecuada y con moderación. También se entiende como la virtud de comunicarse con los demás por medio de un lenguaje claro, literal, cauteloso y adecuado, así como actuar respetando los sentimientos, la vida y las libertades de las demás personas. Actualmente se ha impuesto el significado de actuar con precaución para evitar posibles daños.

En esta época festiva es necesario apelar a esa virtud, si queremos dejar de ocupar el primer lugar en accidentes de tránsito, si queremos disminuir el porcentaje en adolescentes embarazadas, es tiempo de vivir con prudencia, con mesura, de dejar pasar, de perdonar para que las consecuencias no sean peores.

Es motivo de alegría ver un nuevo año, esa alegría será mayor si con nuestro comportamiento garantizamos la integridad de nosotros y de quiénes nos rodean, en esto, nuestro comportamiento es determinante. El inicio de un nuevo año debe servir de fortaleza para luchar y perseverar en nuestras metas, tu vida y la de los que te rodean dependen de responsabilidad.

Quiénes portan armas de fuego deben ser responsables y cuando inicie el año no ponerse a disparar tiros al aire, muchas vidas hemos perdido por esas acciones. Con felicitar a nuestros seres queridos basta para saber que ha iniciado un año, no necesitamos escuchar disparos.

Si manejas cede el paso, baja la luz, no tomes, debe ser un compromiso tuyo y de los que te acompañan, que alguien asuma el sacrificio de no tomar para manejar; si todos van a tomar pues tienen la opción de tomar taxi u otro tipo de transporte público, celebrar la llegada del año en familia es una buena opción.

Aprender a pedir disculpas para evitar conflictos, todos tenemos costumbres distintas, por lo que sin querer podemos ofender a alguien, pedir disculpas aun sabiendo que no hemos ofendido nos permite llevar la fiesta en paz. ¡Que la fiesta no se dañe por ti!

Recuerda mantener la paz y la armonía contigo mismo y obtén la energía y el espíritu que necesitas para que tus metas y proyectos sean posibles en el año 2017. Que tus acciones sean ejemplo para las generaciones futuras, no imites las acciones negativas; imita lo bueno, lo puro, lo verdadero.

¡Que Dios nos bendiga! Que el 2017 venga cargado de amor, compromiso, paz y progreso para todo el pueblo dominicano.

¡Próspero año 2017!