Con la fuerza del pueblo venceremos

Por Víctor Manuel Peña domingo 15 de septiembre, 2019

El pueblo, diferente a los generales sin tropas y cansados, tiene un matrimonio sin divorcio con la invencibilidad como protagonista de la historia.

El pueblo es, pues, irresistible e invencible en sus decisiones y determinaciones en la forjación del presente y del futuro de una nación.

Generales sin tropas y cansados no están en capacidad de sustituir a un pueblo en marcha y en movimiento en la construcción de la historia, que es su propia historia.

La historia no la hacen los generales, mucho menos generales sin tropas, cansados y sin perspectiva de la historia, la historia la han hecho siempre, y de manera muy dinámica, los pueblos.

Sí, los pueblos, los que nunca se cansan ni se desacreditan al pasar por el fuego o la caldera ardiente de la historia.

Los generales sin tropas y cansados tienen la muy equivocada idea de que ellos son la historia, y ocurre que no son, no han sido ni nunca serán la historia!

Los generales sin tropas y cansados, creen, falsamente, producto de su refugio en la prepotencia, la soberbia, la ingratitud y hasta en la envidia latente, que la historia se detuvo, se frisó y se congeló en ellos y con ellos.

Pero no, ustedes han sido desbordados por la historia y ni siquiera de eso se han dado cuenta.

Pero ustedes, generales sin tropas y cansados, han sido desbordados no solo por la historia nacional sino también por la historia universal, la que incluye e integra la evolución y el desarrollo de la ciencia y de la tecnología.

Los generales sin tropas y cansados deberían tratar de hacer un esfuerzo para actualizarse y renovarse. Pero creo sinceramente que no hay tiempo ni voluntad ni condiciones para que ellos puedan acometer ahora, y ya, esa ingente tarea!

Esa debería ser su tarea, y no la de ser o dejarse usar como carne de cañón para tratar de bloquear a uno que está entre ellos como principal o líder central, que ha llegado adonde ellos no han podido llegar y no llegarán nunca.

Ese líder inmenso que está entre ellos, llamado Leonel Fernández, aclamado en estos momentos por la inmensa mayoría de los miembros del PLD y del pueblo dominicano, está pautado ya por la voluntad del pueblo para ser candidato presidencial y presidente de la República otra vez en el 20.

Ustedes, generales sin tropas y cansados deberían sentirse orgullosos de que Leonel Fernández está acreditado como un gigante de la política dominicana o como el líder más importante de la política dominicana y que sus capacidades y destrezas tienen un espacio reconocido en la muy exigente comunidad internacional.

Con el crédito de haber encabezado tres gobiernos exitosos, con un rol trascendente en la modernización de la sociedad dominicana, tener expedito el camino constitucionalmente hablando y puntero para ser presidente en el 20 de acuerdo a las mediciones que han estado haciendo todas las encuestadoras, los generales sin tropas deben entender que solo Leonel, un gallo de altísima calidad, puede garantizar real y verdaderamente la continuidad del  PLD en el poder más allá del 20.

¡Ay de este partido si cometiese el error del siglo llevando a un “gallo pelón” como candidato a la Presidencia a las elecciones del 20, porque en el mismo momento en que se cometa ese error debemos prepararnos para entregar el poder en Agosto del 20!

Ese error no lo va a cometer jamás el pueblo dominicano.

Los generales sin tropas y cansados debieron haber puesto el oído en el corazón del pueblo para auscultar sus palpitaciones en estos momentos efervescentes pero delicados de la vida política del país.

Los generales, hoy sin tropas, jugaron su papel en el pasado, pero en esta coyuntura han tomado una decisión muy desacertada que va contra la corriente, que va contra la historia, que va, en definitiva, contra el presente y el futuro del pueblo dominicano y de la nación.

Pero decir que esos generales, hoy totalmente equivocados en la decisión tomada, jugaron su papel en el pasado, no significa ni quiere decir, en modo alguno, que ellos decidieron la elección de Leonel en el 96, en el 2004 y en el 2008.

La elección de Leonel la decidió, libre y soberanamente, el pueblo dominicano en cada uno de esos procesos electorales.

Ahora se agrega el insólito y exótico drama de que el pueblo dominicano se ha quedado sin gobierno porque los funcionarios integran, en violación flagrante de la Constitución y de la ley, la estructura electoral del “gallo pelón” del danilismo e intervienen, sin escrúpulos de ningún tipo y con el presupuesto público en manos, en la competencia interna en el PLD.

Imagínense si esos funcionarios públicos al cumplir a medias con sus funciones no logran un mínimo de satisfacción de las necesidades colectivas, ahora el pueblo dominicano se quedará totalmente desprotegido en razón de que todos esos funcionarios no asumirán las responsabilidades propias de sus posiciones en la Administración Pública porque estarán metidos intrusamente en asuntos que no son estrictamente de su competencia como son los asuntos electorales a lo interno del PLD.

Al no cumplir con sus funciones no debe pagárseles un centavo, y si se les paga se caería dentro de la corruptela pública.  Pero también caería dentro de la corruptela pública el uso del presupuesto público en actividades electorales que son totalmente ajenas a  la Administración Pública central.

Pero ni aun así, violando flagrantemente la ley y usando de manera abusiva y descarada el presupuesto público, podrán tener ganancia de causa el 6 de Octubre.

De todas maneras perderán su tiempo y lo otro porque nadie les hará caso, en razón de que esos funcionarios públicos, la inmensa mayoría de ellos, se encargaron de patear y de tratar salvajemente a las bases del PLD desde Agosto del 12 hasta hoy.

Esos funcionarios públicos salen a defender su “propia causa” (seguir disfrutando a sus anchas de las mieles y comodidades del poder), no las causas y los intereses de la nación y del pueblo dominicano.

Otro asunto, es que esos funcionarios están llevando a cabo una feroz, despiadada y total persecución contra los empleados de la Administración Pública que están con Leonel.  Esos funcionarios públicos y su jefe político olvidan que fue Leonel que les abrió las puertas del poder en el 12 y hasta en el 16.  ¡Cuánta ingratitud y villanía en la política y en la vida!

Con la fuerza del pueblo, todos ellos, gobierno y generales sin tropas y cansados, serán derrotados fulminante y vergonzosamente en las primarias del 6 de Octubre.

Leonel, el candidato del pueblo, se los echará en un bolsillo el 6 de Octubre.

Otra cosa, como los contrarios son expertos en maniobras dolosas (hablo sobre todo de los recién llegados al PLD), la Junta Central Electoral debe estar ojo avizor para evitar cualquier irregularidad que pueda enturbiar o afectar la limpieza, integridad y pulcritud de las elecciones nacionales anticipadas del 6 de Octubre.

No hay fuerza humana sobre el planeta Tierra capaz de impedir o evitar el triunfo de Leonel Fernández el día 6 de Octubre.

Con la fuerza del pueblo, y bajo cualquier circunstancia, venceremos con Leonel ahora en Octubre y en Mayo del 20.

Anuncios

Comenta