Con el “grito al cielo”, pequeños empresarios y dueños de bares y restaurantes por horario del toque de queda

Por Francia Valdez domingo 10 de enero, 2021

EL NUEVO DIARIO, SANTO DOMINGO.- Luego del anuncio el pasado viernes por parte del gobierno modificando el toque de queda, sólo para el libre tránsito, y flexibilizando algunas de las medidas restrictivas adoptadas para encarar el creciente aumento de los casos de contagios del coronavirus, propietarios de medianos y pequeños comercios, y dueños de gimnasio están con el “grito al cielo”,  por  los “devastadores” efectos económicos.  

Se recuerda que desde este lunes 11 hasta el 26 de enero entrará en vigencia el nuevo horario de toque de queda, de lunes a viernes de 5:00 p.m. hasta las 5:00 a.m., con tres horas de libre tránsito hasta las 8:00 p.m. y  los sábados y domingos desde la 12:00 del mediodía hasta las 5:00 a.m., con tres horas de libre tránsito hasta las 03:00 p.m.

Desde el pasado viernes, a través de las redes sociales, representantes de varios sectores han expresado sus quejas y estado de desesperación por la “grave” situación económica que enfrentan por el horario del toque de queda.

De hecho, para este martes la Asociación de Bares de la Zona Colonial convocó a un cacerolazo a las 8:30 de la noche en el Distrito Nacional, en protesta contra el Gobierno por las medidas establecidas, en busca de que se les permita trabajar a los negocios pequeños y medianos.

“Este toque de queda se ha convertido en toque de quiebra, para las medianas y pequeñas empresas, los emprendedores no pueden respirar, luego de haber invertido y aplicado, con sacrificio, protocolos de bioseguridad el Estado aplica un nuevo toque de queda en un horario imposible para trabajar, negocios cerrados, miles de personas desempleadas y miles de empleos indirectos perdidos”, explicaron en un comunicado publicado en las redes sociales.

Asimismo, un propietario de un restaurant en Santo Domingo publicó a través de las redes sociales, que las medidas dispuestas por las autoridades ante la pandemia no dan ninguna opción de supervivencia a los dueños de bares, cafeterías y restaurantes.

 “La mayoría de restaurantes pequeños tuvo que regalar o botar toda la comida que tenía para el fin de año y ahora tenemos que reemplazar esos insumos”, sostuvo en una serie de tuits.

Una joven emprendedora, propietaria de una tienda, identificada como Keiri de León, también pidió al gobierno a través de un  video en Instagram, que flexibilice las medidas restrictivas y elimine el toque de queda, bajo el alegato de que “no se está luchando contra la pandemia, es contra la economía nacional”.

Esa publicación, de la cual se hizo eco El Nuevo Diario, tuvo respuesta de la primera dama de la República, Raquel Arbaje, pidiendo paciencia a los comerciantes, a la vez que aseguró que en una semana se revisarán estas medidas.

A las críticas contras las disposiciones también se sumó la doctora Niurka Lozano, cuestionando el cierre de los gimnasios como medidas preventivas contra el COVID-19, y sugirió cuestión al gobierno de ¿Por qué no toma las medidas para garantizar el cumplimiento de las normas de distanciamiento en los gimnasios?

Explicó que recientemente, junto a otra persona, hizo una  inversión para establecer un centro para el manejo multidisciplinario de distintas patologías, y que actualmente sus puertas están cerradas. 

En ese sentido, la especialista lamentó que los gimnasios sean vistos como centros de entrenamientos, y cuestionó el hecho de que mantener el estado físico y mental pase a un segundo plano.

También los involucrados en la industria de eventos, especialmente de bodas, y califican como devastadores los efectos económicos.

En esta industria convergen empresas de alquileres de utilerías, reposterías, floristerías y buffet, empresas de sonido, artistas, bailarines, iluminación y escenografía, fotógrafos, personal de montaje y logística, maquillistas, salones de eventos, entre otros.

 

Apple Store Google Play
Continuar