Compras, encuentros, fiestas y nostalgia caracterizan la Navidad dominicana

Por Massiel De Jesus domingo 23 de diciembre, 2018

EL NUEVO DIARIO, SANTO DOMINGO.- La Navidad es una de las épocas más especiales y esperadas en casi todo el mundo, caracterizándose por las fiestas, reuniones familiares, música, luces de colores y brillos, reflexiones y emociones.

A esta tradición no escapa la República Dominicana, ya que aquí empieza a sentirse a finales de octubre con la “brisita” del otoño y con la colocación de adornos alusivos a la Navidad en instituciones, hogares y calles del país.

El dominicano tiene múltiples maneras de celebrar las fiestas navideñas, entre ellas, reuniones entre amigos y allegados, intercambio de obsequios y aguinaldos por las casas en horas de la noche. Asimismo, las instituciones públicas y las empresas  privadas ofrecen fiestas a sus empleados y colaboradores en donde suelen  realizarse rifas, bailes y almuerzos.

Algo típico de aquí es decir frases como “ya se siente la brisa”, “llegó Juanita”, en referencia a que se asoma la Navidad cuando va entrando el invierno, acompañado del  sonar de canciones alusivas a la época en las estaciones radiales.

De igual forma, la regalía pascual o doble sueldo crea expectativas en esta época, ya que los dominicanos, por lo general, comienzan a realizar su lista de compras y proyectos navideños, provocando así una dinamización en la economía a nivel nacional.

En el país es tradición que el 24 de diciembre se realice  la cena de Nochebuena, día en la que familiares, amigos y allegados se reúnen para compartir, brindar, celebrar y hacer recuentos sobre lo vivido durante los 12 meses que casi finalizan y sus deseos para el Nuevo Año que se asoma.

Tal como comenta a El Nuevo Diario la joven Yarit Ortiz, quien destaca que se desplazará este 24 de diciembre desde tempranas horas hacia el sur del país para reencontrarse con sus seres queridos.

Yarit Ortiz

“Este año como de costumbre viajaré a casa de mis padres, en Azua, para disfrutar de las festividades con mis hermanos, mi madre, mi padre y mis tíos”, manifestó Ortiz, residente en Santo Domingo.

En cambio otros optan quedarse en su residencia para evitar el congestionamiento de vehículos en las principales vías que dirigen a las distintas provincias del país y por el tema de no dejar sus hogares a merced de desaprensivos.

Aunque otros deciden dejar sus ajuares desde antes de Nochebuena para desplazarse a distintos puntos del país y así dar un “abrazo caluroso” a sus familiares y amistades.

Viajes al interior del país

 

Asimismo, quienes están en el extranjero empiezan a retornar  para pasar en su país de origen las festividades de Nochebuena y Año Nuevo junto a sus seres apreciados.

 

Mezcla de emociones

Pese a la alegría que se percibe en el ambiente, este suele ser salpicado por la nostalgia y la tristeza que en algún momento embargan a las personas por a la ausencia de seres queridos o la recordación de situaciones que produjeron dicha en algún momento de sus vidas.

Esto así debido a que no pueden estar con familiares que se encuentran lejos, que partieron de este mundo o por la ruptura de nexos sentimentales.

Como es el caso de Stephanie Michell Abreu Cleto que tras perder a su padre, Ramón Abreu Soto, hace tres años a causa de un cáncer de colon narra a este diario que desde entonces sus fiestas navideñas tienen una mezcla de emociones.

Stephanie Michell Abreu Cleto

“Desde niña se me enseñó que los días festivos como 24 y 31 de diciembre son para estar en familia. No obstante, en los últimos tres años la Navidad para mí es muy nostálgica por el fallecimiento de mi padre, ya que era el motor de las fiestas, siempre pendiente a que disfrutemos. Hoy en día celebramos recordando la alegría de él”, afirma Stephanie Abreu, de 23 años de edad.

Otras costumbres

También es costumbre del dominicano comprar artículos para el hogar o trabajo, ropa y calzados, estos últimos para presentarse en la cena de Nochebuena y para “estrenar” desde tempranas horas del 25 de diciembre, así como consumir “comida calentada” del día anterior.

Del mismo modo, es notorio que para estas celebraciones se observen algunos excesos, razón por lo que distintas entidades públicas como policiales y militares realizan operativos a nivel nacional para reducir los accidentes e incidentes, preservar la seguridad ciudadana y mantener el orden público.

El pasado lunes se anunció a la prensa que más de 39 mil personas de las 22 instituciones que componen el Centro de Operaciones de Emergencias (COE) fueron colocados para trabajar en los operativos “Navidad Segura, un Pacto por la vida 2018-2019”.

La primera fase inició ayer domingo 23 de diciembre y culminará el 26, en tanto la segunda fase comenzará el domingo 30 y finalizará el dos de enero 2019.

Mientras que el Instituto Nacional de Tránsito y Transporte Terrestre (INTRANT) informó que se establecieron los períodos de prohibición de flujo de vehículos pesados, así como iniciaron las requisas a los autobuses del transporte interurbano.

Mientras que el Ministerio de Defensa, el Ejército de la República y la Policía Nacional indicaron la semana pasada que los índices de delincuencia se han mantenido por debajo de estadísticas anteriores.

Sin embargo, la Navidad recoge su esencia en la conmemoración del nacimiento de Jesús en Belén, que para el cristianismo es una de las festividades más importante, junto con la Pascua de Resurrección y Pentecostés. Celebrado el 25 de diciembre en las iglesias católicas, protestantes, anglicana y la Ortodoxana Rumana, esta ultima el 7 de enero, porque mantienen el calendario juliano y no el gregoriano.

Como decía el famoso escritor de “Cuento de Navidad”, el británico Charles Dickens: “¡Feliz, feliz Navidad, la que hace que nos acordemos de las ilusiones de nuestra infancia, le recuerde al abuelo las alegrías de su juventud, y le transporte al viajero a su chimenea y a su dulce hogar!”

Cena de Nochebuena

En las mesas dominicanas es tradición encontrar los pasteles en hoja, cerdo asado, pollo y pierna de cerdo horneado, pastelones, la famosa telera (pan agrandado), lasañas, moro de gandules, arroz con pasas, pastelitos así como los coquitos, dulces propios de la época y frutas como uvas, peras y manzanas.

Otro plato que no suele faltar es la “Ensalada Rusa” hecha a base de vegetales hervidos, mayonesa y frutas, así como la ensalada de coditos (pastas de forma pequeña hervida, mayonesa, atún y maíz, opcional). Estos platos dependerán de los gustos y presupuesto de cada quien.

Vendedores de frutas y dulces navideños. (Fotos: Fuente externa)

Las bebidas con que suelen acompañar sus comidas antes, durante o después son los vinos, ponches, sidras, cervezas, entre otras.

 

Anuncios

¡Mantente informado!

Suscríbase para recibir las noticias más importantes del país y el mundo directamente en su correo
SUSCRIBIRME
X
Apple Store Google Play
Continuar