¿Cómo se salva un país? ¡Dígame usted señor!

Por Rolando Fernández miércoles 10 de octubre, 2018

Titulares como ese que apareció en primera plana, periódico “Diario Libre”, edición de fecha 8-10-18: “Partido recibirán en 2019 el doble que en 2015, años previos a comicios”, solamente aguijonean a “desgaritarse” de este país; como, dejárselo entero a los políticos, y las bocinas pagadas, para que se lo “coman con un buen pan tostado”.

Y cómo es posible una “inconsciencia” legal tan grande (Ley 275, del 21-12-1997), frente a una sociedad que se la está llevando el diablo; en la que no aparecen medicinas para los enfermos depauperados, como tampoco jeringuillas, ni hilo para coserles las heridas a la gente en los centros asistenciales; que los hospitales públicos se están cayendo a pedazos en su gran mayoría; y, el hambre acosa a la población en los barrios carenciados a nivel nacional.

Todo, solo que para favorecer económicamente a los jugosos negocios denominados partidos políticos. A gastar todo ese bojote de cuartos en francachelas electoreras; comprar conciencias a cuántos ciudadanos incautos aparezcan. También, contribuir a seguir enriqueciendo a muchos de los turpenes destacados dentro de dichas organizaciones; y, qué sigan viviendo bien, a costa de los bolsillos de este pendejo y depredado pueblo.

En el año 2015, esas entidades dizque al “servicio” del país, que solo procuran alzarse con el poder, para que sus miembros principales procuren el mayor lucro económico posible, recibieron la friolera de RD$805 millones, y en 2019, el regalo será de RD$1,506 millones. Así aparece reseñado en el citado periódico. ¿En cuántos países más harán lo mismo que aquí, con esas consideradas compañías por acciones?

Con sobrada razón, dijo recientemente el flamante ministro de Hacienda en el país, que los gravosos impuestos a los combustibles no se podían rebajar (Diario “HOY”, del 4-10-18); por lo que se infiere, habrá que seguirlos pagando a los precios que a los mandases de turno les venga en gana; no importa que continúen encabezando la lista de los más altos en toda la región del Caribe, según los expertos.

Hay que buscar cuartos suficientes, haciendo provecho del consumo de un bien obligado – los hidrocarburos-, sin importar los niveles inflacionarios que tal tozudez pueda provocar en contra de la población.

Se tienen que satisfacer las “necesidades”, como esa de la que se trata más arriba;  aquellas que de seguro se derivarán de las pretensiones reeleccionistas del actual mandatario, acompañado, eventualmente, de los acólitos congresistas: sus senadores y diputados, para que continúen sellando, “gomígrafamente”, las decisiones que emanen del Poder Ejecutivo de la nación; y cubrir los gastos de la descomunal deuda externa contraída con el exterior, que se cree no está en carpeta detenerla.

Además, están de por medio los jugosos beneficios de los políticos, y grupos empresariales que comercializan aquí con los combustibles. Esos negocios que hace mucho, dejaron de ser un secreto en Dominicana.

Y, en contra de esa gente no se puede ir. Por tanto, tal super ministro, muy bien remunerado, por cierto, no se atreve a decir otra cosa; y, mucho menos, a proponer cambios en la normativa correspondiente, o resoluciones conexas, que desfavorezcan a esos caciques, patrocinadores de campañas electorales en su mayoría, ante la caja de resonancia congresual que se gasta la nación.

La verdad es que, este pueblo tendrá que sentar un precedente aleccionador, contundente, en contra de las actitudes desaprensivas de todos estos políticos depredadores de nuevo cuño, que, desde hace décadas, vienen cavando de tumba de esta nación.

¡Ojalá!, que el barco en que vienen los hombres dispuestos a agarrar el toro por cuernos, y doblegarle como se debe en ese orden, para el respiro ya requerido en esta República, no tarde mucho en llegar.

Habrá que aguardar por ese, y los ocupantes, claro está; porque, al parecer, los que había aquí con el valor, y la voluntad necesaria, ¡se acabaron!

 

Autor: Rolando Fernández

Anuncios

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar