Como operaba Odebrecht: el porqué no hay, ni habrá pruebas de sobrevaluación

Por Humberto Salazar viernes 7 de abril, 2017

Somos muchos los que nos hemos preguntado la forma en que actuaba Odebrecht para agenciarse los recursos que destinó a los confesados pagos de sobornos en países tan diferentes, y el porque eran capaces de ser competitivos en los precios de las obras que eran licitadas en lugares con legislaciones tan diversas, a pesar de que mantenían una excelente calidad en las obras de infraestructura puestas a su cargo.

De una serie de interrogatorios dados a conocer en los últimos días, podemos al fin obtener la respuesta a estos cuestionamientos, y al entender el esquema que usaba esta compañía para desviar recursos, comprenderemos, antes de tener los resultados en las manos, el porque la investigación sobre la licitación de las plantas de Punta Catalina resultará totalmente correcta.

Aunque las informaciones desde Brasil se han centrado últimamente en el juicio abierto y pospuesto sin fecha por el Tribunal Superior Electoral, sobre los aportes de Odebrecht a la campaña de Dilma y Temer en el año 2014, existen varios relatos que describen el esquema de fraude montado por Odebrecht para engrosar la llamada ¨caja 2¨, donde se ingresaban los fondos destinados a las ¨operaciones estructuradas¨ de la compañía..

Una madeja de informaciones sueltas e inconexas podría, como esta ocurriendo en la República Dominicana, el utilizar medias verdades en el continuo intento de hacer afirmaciones que para nada pueden sostenerse en base al análisis de las operaciones económicas complejas y simples a la vez, que fueron la base de la obtención de los recursos repartidos.

Solo que había que tener la suficiente paciencia para esperar obtener de boca de los protagonistas, un relato de la forma en que se obtenían los fondos, el modo en que se distribuían y si eran ilegales, el lugar donde se cometía la ilegalidad, ya que hablamos de 12 países involucrados y en todos se usaba el mismo esquema de obtención de recursos.

Según un relato de Marcelo Odebrecht, presidente de la constructora que publicó ayer el periódico Folha de Sao Paulo, la mayor parte de los recursos usados para financiar las campañas del Partido de los Trabajadores y sus aliados en las elecciones del 2010 y 2014, fueron obtenidos enmascarándolos en la ejecución de obras en el exterior.

En dos declaraciones de ejecutivos de Odebrecht, estos dijeron que se montó un esquema de fraudes en contratos en el exterior llamado ¨sector de generación, para proveer los fondos que se usaban para los pagos ilícitos dentro y fuera de Brasil.

Según dice el periódico, que cita fuentes ligadas a la investigación, mas del 90% de los recursos destinados al departamento de sobornos, que manejó mas de 3 mil millones de dólares entre los años 2006 y 2014, fueron producidos por medio de un esquema financiero ejecutado por medio de obras realizadas en países extranjeros.

Y que esta estrategia de acopio de dinero fue montada de este modo para evitar el rastreo que estas operaciones se pudieran hacer por medio de órganos públicos en Brasil.

¨Creamos un esquema donde, por planificación fiscal, la mayor parte hecha fuera de Brasil en países donde se podía hacer este tipo de operación porque no era un ilícito, nos hacíamos apropiaciones de esos recursos¨ según Marcelo Odebrecht.

Y sigue diciendo: ¨Esos recursos eran colocados entonces en empresas de terceros. Y algunos empresarios de la organización podrían utilizarlos para hacer pagos no contabilizados, incluyendo los de la caja 2, y también se podían usar para pago de sobornos¨.

Otro delator dice el periódico, llamado Fernando Migliaccio, también del sector de las llamadas Operaciones Estructuradas, aporta mayores detalles de la forma en que se obtenía en dinero y se realizaban los pagos.

¨Esa area se relacionaba con proyectos de Odebrecht alrededor del mundo, donde se generaba un excedente económico en las operaciones que eran oficiales y ese excedente era usado para abastecer nuestra área de pagos de sobornos¨.

También Hilberto Macarenhas, quien encabezó el departamento que manejaba la ¨caja 2¨, durante todos los años en que funcionó, relata la forma en que ingresaban los recursos: ¨cada vez que la empresa crecía, que ganaba una obra hidroeléctrica en Angola por ejemplo, tenia un bono¨.

¿Para que era el bono o sobrante económico? para ingresarlo a la ¨caja 2¨.

El esquema según fue relatado a los procuradores fiscales, consistía en que la gerencia de ese departamento realizaba contratos ficticios con empresas de servicios en el exterior, lo que reducía a Odebrecht el margen de ganancia y por lo tanto los impuestos que tendría que pagar en Brasil, este excedente era el que ingresaba a la ¨caja 2¨.

Por ejemplo dice Macarenhas, se hacían figurar varias operaciones financieras para comprar un determinado papel, que luego ser vendía con perdidas, pero estas perdidas no eran reales, sino sobraba un dinero por fuera y esto iba a engrosar los fondos de la ¨caja 2¨.

Todo este relato aclara por boca de los mismos ejecutivos de Odebrecht, la forma en que se obtenían los fondos para pagar los sobornos, que evidentemente eran maniobras de tipo fiscal para disminuir la carga impositiva de la empresa en Brasil, y explica el porque, a pesar de que confesaron haber pagado sobornos, las obras realizadas en el exterior tienen el precio correcto y no existe sobrevaluación.

Las maniobras financeiras por medio de las cuales Odebrecht pagaba los sobornos en diversos países, y también hacía aportes a las campañas electorales a través de terceros, muy especialmente en Brasil, podían pasar por el cedazo de las empresas supervisoras contratadas para tal fin, como ocurrió en República Dominicana.

Ahora se entiende el porque la empresa Tecnoamerica, la principal compañía dedicada a la supervisión de obras civiles en el país, que dirige el Ingeniero Pedro Delgado Malagón, defiende en forma vehemente su trabajo como supervisor contratado para la mayoría de las obras que realizó Odebrecht en el país, y garantiza que nunca hubo sobrevaluación en las obras.

Y es que el esquema de apropiación de recursos que se montó Odebrecht, no era el aumentar el valor de las obras, es decir, sobrevaluarlas, porque esto no pasaría por el examen de las empresas locales que, como Tecnoamerica, fiscalizan la ejecución de las construcciones como parte del contrato, sino maniobras para pagar aumentar los gastos de forma ficticia, asentar en sus libros contables menos ganancias y por lo tanto pagar menos impuestos en su país se origen.

Una de las empresas de terceros al parecer, es la denominada Polis Propaganda, propiedad del mercadólogo Joao Santana y su mujer Monica Moura, quienes según su propia confesión, eran receptores de fondos de la ¨caja 2¨ para el pago en especie de servicios que tenían que ver con campañas electorales.

La forma en que lo hacían esta descrita en varios de los interrogatorios de los que manejaban la llamada ¨caja 2¨, la señora Moura solicitaba el dinero señalando a quien debía pagarse tal o cual servicio, y esto lo hacía de un modo tan poco formal, según se describe en varios relatos, que nos acuerda una frase de Fernando Alvarez Bogaert, que en ¨política cien pesos equivalen a cincuenta centavos¨.

Poco a poco se va develando la forma en que operaba Odebrecht, los actores que usaba para obtener las obras que construía y se sabrá cuales agentes locales eran los receptores de los fondos, después de todo solo hay que seguirle el rastro al dinero, un poco de paciencia nada mas que la verdad, así como esta saliendo, saldrá a flote.

 

Apple Store Google Play
Continuar