¿Cómo funciona la vacuna del COVID?

Por Martha Butler de Lister

No imaginan cuántas veces me lo preguntan.

De acuerdo al CDC de Atlanta organismo que dirige la salud pública de USA y marca en gran manera las directrices globales:

“Los coronavirus, como el que causa el COVID-19, reciben su nombre por las puntas de corona que están sobre su superficie, llamadas

proteínas S. Estas proteínas S son blancos ideales para las vacunas. Las vacunas de vectores virales usan una versión inofensiva de un virus diferente, llamado “vector”, para transmitir información al cuerpo que lo ayuda a protegerlo a usted. La vacuna le enseña a su cuerpo cómo producir copias de la proteína S. Si usted se expone al virus real más adelante, su cuerpo lo reconocerá y sabrá

cómo combatirlo.”

Para aplatanar …todas las vacunas, tanto las de ARN mensajero como las de vectores virales, provocan una respuesta inmune y simplemente lo que cambia es el “camioncito” que lleva la “espiga proteica” del virus o “proteina S”. Las presentan a tus células y esas reproducen la espiga proteica. Luego las Células de Defensa  las interceptan, reconocen y generan anticuerpos contra ella.

De esa manera cuando te infectas con el virus SARS Cov 2 de verdad, esos anticuerpos que has formado inhabilitan a la “espiga proteica S” del virus y sin esa llavecita no pueden entrar a infectar a las células.

La respuesta inmune que provocan las vacunas toma de 2 a 6 semanas y por lo general requiere de una segunda dosis para aumentar las defensas. Varía mucho de una vacuna a otra.

Hay otras formas más en la que el cuerpo ejerce su función de defensa además de los anticuerpos, la inmunidad celular, pero en esencia esos son los importantes para la defensa de primera línea.

Entonces…los “camioncitos” pueden ser:

ARN mensajero

Virus atenuado (o sea, noqueado, generalmente adenovirus)

La vacuna no contiene el virus SARS Cov 2 y no puede transmitirte la enfermedad. Tampoco puede  enfermarte con el virus que se usó como vector, ni modificar tu ADN.

No creo en ese lío de teorías de conspiración, ni chips de control de nuestras mentes, ni de la población.

Creo en los avances científicos que sustentan el desarrollo de estas vacunas y en la seriedad de aquellos que publican sus resultados ya revisados por pares.

La tecnología ha transformado nuestras vidas…piensa en que nuestras abuelas pasaban horas para planchar unas camisas con unas planchas eléctricas secas…nuestras madres con planchas de vapor y luego nosotros con las verticales de vapor…y ya hay mil telas que NO se arrugan. En fín … la tecnología lo ha cambiado todo!!

Por otro lado…los preocupados por cambios al genoma humano…por Dios! Ya hace rato que comemos arroz, maíz y trigo GMO, y a ninguno nos ha salido un tercer ojo.

Hay que estar conscientes de que las vacunas protegen contra tener COVID-19 severo o mortal, pero no contra la infección por el virus. En

consecuencia, las personas vacunadas deben continuar usando medidas de protección personal, como la máscara facial, para evitar infectarse e infectar otras personas que podrían no estar vacunadas. Esto es clave ahora que hay nuevas variantes que amenazan con generar una cuarta ola. Yo, francamente creo que el virus y sus disfraces (variantes) están aquí para quedarse…toca cuidarnos.

Si aún no se ha vacunado…simplemente resuelva eso hoy mismo!! Vacúnese!!

Su familia, sus compañeros de trabajo y todos en su entorno se lo agradecerán.

 

Por Martha Butler

La autora de este artículo es médica salubrista.

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar