Como evitar multas por acumulación nieve frente a edificios y posibles efectos al removerla

Por Carlos Luis Baron viernes 10 de febrero, 2017

EL NUEVO DIARIO, NUEVA YORK.- Los miles de dominicanos residentes en esta ciudad y varios estados aledaños que han sido afectado por la tormenta invernal de este jueves y son propietarios de negocios, vehículos y súper de edificios, deben recordar que la ley establece multas por no removerla y al hacerlo deben tener precaución para no sufrir un ataque cardiaco, indica la organización “Prensa & Comunidad”.

La Ley establece que los propietarios de edificios, casas y establecimientos comerciales deben limpiarla del pavimento cuatro horas después que haya terminado de nevar, pero si cae después de las nueve de la noche, tienen hasta las 11 de la mañana del día siguiente.

Dicha limpieza abarca aceras, entradas de negocios o edificios, y las multas por no removerla van desde los 100 dólares por una primera infracción hasta un máximo de 350 dólares al llegar a la tercera violación, equivalente a más de 16 mil pesos dominicanos.

Asimismo, las personas que se dispongan a palear deben tener en consideración lo siguiente: La American Heart Association señala que beber un poco de alcohol, por ejemplo, puede ocasionar que se subestime el esfuerzo adicional al que se está sometiendo el cuerpo.

Asimismo, la piel puede congelarse en cuestión de minutos si está expuesta a temperaturas muy bajas, y si comienzas a sentir hormigueo o dolor, no los ignores y para inmediatamente.

Aunque parece una actividad mundana, remover nieve es muy demandante físicamente. Una persona que pesa 150 libras puede quemar hasta 200 calorías en 30 minutos, un esfuerzo equivalente a montar cinco millas en bicicleta o nadar por 20 minutos. Es imprescindible tomar mucha agua, para evitar deshidratarse

En el invierto ocurre el doble de ataques cardiacos que en verano, en gran medida vinculados al esfuerzo de recoger la nieve. Se calcula que más de 100 personas mueren cada año en Estados Unidos, y de más de 11 mil visitan las salas de emergencias de los hospitales.

Por Ramón Mercedes