¿Cómo detectar la corrupción?

Por Yovanny Almonte lunes 6 de marzo, 2017

Desde hace años los dominicanos han aprendido ha detectar cuándo algo no huele bien, cuándo no es normal. Son muchos los indicios y señales que presenta una persona que está siendo beneficiada por la corrupción o está ligada a hechos no puros.

Regularmente se dice que esa persona no aguanta una auditoria visual, para referirnos a individuos a grupos que exhiben grandes riquezas, sin sacarse la lotería o recibir una herencia.

Las señales más comunes para divisar la corrupción:

A). Buena vestimenta, este requisito está basado en vestir con marcas caras, sin importar la prenda, lo que interesa es que digan que es costosa.

B). Carros de lujos. Vehículos que sólo se ven en las películas, o sólo lo pueden exhibir los peloteros, artistas bien cotizados o empresarios de renombres que tienen un historial ganado en la sociedad.

C). Viajar a todas partes del mundo, sin miramientos en lo económico, cómo si esto fuera visitar a sus padres a una provincia de la República Dominicana, y demostrar a los amigos en las redes sociales que estuviste allí. Este último ingrediente no debe faltar.

Pero, cómo las autoridades no detectan signos de corrupción en un funcionario público. Cuándo los hechos y el diario vivir lo delatan. Es la pregunta que con normalidad se hace el ciudadano común, de a pie.

Ah, pero falta otro ingrediente que no debe ser obviado. Comprar una Villa o una Casa de veraneo en un lugar dónde socialmente usted no encaja. Ya que los que viven allí son personas con estatus social y dinero, mucho antes de ellos haber nacidos.

Los servicios de inteligencia del Estado son expertos en dar seguimiento a estos individuos que exhiben fortunas y que ellos saben que no son bien ganadas, es decir, trabajadas con el sudor de su frente.

Pero nos preguntamos que hacen con estas informaciones. Pues sencillo, las venden a alguien que si quiere y puede hacerles daño a ese funcionario corrupto, y con información en manos, chantajearlos.

Decimos que la corrupción es endémica, que está en el seno de la sociedad. Pero cuándo empezar a extirpar esos pequeños cánceres individuales, y así llegar hasta los más grandes y exterminarlos.

Es la pregunta que todos se hacen, por lo menos lo que trabajan honradamente y que creen que con esfuerzo y preparación se pueden alcanzar los sueños.

Aquí les dejó solo algunas de las señales que delatan a un funcionario corrupto, sabemos que ustedes conocen algunas otras, tal vez menos ostentosas, o quizás más discretas y creativas.

 

Comenta