¿Cómo cambiar las perspectivas de crecimiento de tu negocio?

Por Roxana Marte lunes 13 de agosto, 2018

En un artículo pasado, les comentaba que había tenido unas semanas difíciles de trabajo. Esos momentos, aunque sea retadores, están cargados de tanto aprendizaje que muchas veces agradezco el dolor por el que haya tenido que pasar. En este post les comparto mis conclusiones de estas últimas experiencias.

El emprendimiento, en general, no puede verse simplemente como aprendizaje de la vida o un zigzag de caerse y levantarse, una y otra vez. Una cosa es la resiliencia y otra cosa es no aprender.  Cada emprendedor debe darse cuenta por sí mismo o con ayuda, qué es lo que verdaderamente está evitando que crezca o que logre expandir su negocio.

Nuestro primer gigante a vencer como emprendedores somos nosotros mismos, ¿realmente nos estamos viendo como verdaderamente somos o sólo vemos el reflejo de lo que la gente nos dice y reconoce de nosotros? Nadie mejor que tú conoce tus verdaderas fortalezas y debilidades.

La mayoría de las empresas se estancan porque su líder no crece con ella o  simplemente por los pensamientos limitantes que acompañan su gestión. Por tanto, nuestra cuota, y lo digo por experiencia propia, es buscar en qué estamos fallando. ¿Dónde estoy atascado?, ¿Es cuestión de habilidades humanas o de capacidades técnicas? ¿Es cuestión de visión y propósito o me falta  disciplina? ¿O es cuestión de orgullo propio y el pensamiento de opinión única que a veces desarrollamos los emprendedores?

Este ejercicio no toma días, sino puede tomar meses y hasta años,  pero estoy segura de que si tu interés como emprendedor es hacer crecer tu negocio, tu restaurante o lo que sea que estés emprendiendo, vas a asumir cualquier reto porque la pasión por tu negocio es lo suficientemente grande para impulsarte a lo que sigue.

Una vez reconocido todo este proceso de aceptación, tendrás un nuevo camino de descubrimiento, que te llenará de nuevas perspectivas.

Aquí les resumo por lo  que he pasado en algunos de mis proyectos.

  • Una vez reconozcamos los aspectos humanos que están afectando el crecimiento de tu negocio, comenzarás a ver los problemas como una oportunidad de mejora, no como una frustración. Nadie dijo que este paso era fácil, pero de que vale la pena, lo vale.
  • Comenzarás a accionar. Buscarás ayuda de profesionales que te impulsen a crecer en las áreas que necesites, coaches, consultores, psicólogos, entrenadores, quien haga falta, olvídate del prejuicio de que buscar ayuda es de débiles, eso ya pasó de moda.
  • Iniciarás un plan. Junto a los profesionales de tu propia empresa o externos, comenzarás a unir talentos para desarrollar nuevos planes para el negocio.
  • Reconocerás qué aspectos intelectuales o técnicos debes aprender para alcanzar los objetivos a futuro.
  • Manejarás tu tiempo y recursos con inteligencia.
  • Romperás con muchos prejuicios que limitaban tu crecimiento.
  • Entenderás más a tus empleados, te pondrás en el lugar de ellos. Dejarás de verlos como una fuente de trabajo y mero beneficio económico.
  • Provocarás un ambiente de trabajo agradable y  sano y más que todo genuino.
  • Finalmente y esto es más a largo plazo, desarrollarás una comunidad de empleados que trabajen con un propósito unido al propósito de tu empresa. ¡Esta parte no es nada fácil, les digo!

Esto no es una receta, ni la guía de una revista, es un aprendizaje que he observado funciona en mis trabajos y que poco a poco he podido implementar. Tu caso es único y no debe responder a este orden, pero en el fondo, el objetivo de esta búsqueda es encontrar las respuestas en ti mismo.

Un líder que cambia y crece, mueve el crecimiento de su entorno.

 

Por Roxanna Marte

 

 

Anuncios

Comenta