Cómo aprender a apreciar el contenido de una novela en solo cinco pasos

Por José Santana Guzmán

De pura lengua

 

11/03/2022

Por José Santana-Guzmán

” …El novelista es el arquitecto de una gran catedral,

y el lector ideal es aquel que, en esa morada viva,

hecha por el espíritu y para el espíritu,

sabe apreciar conscientemente todo el

simbolismo arquitectural y litúrgico.”

(Albert Thibaudet)

En palabras de Camila Henríquez Ureña (CHU), la novela, como la entendemos hoy, es un género que se ha desarrollado tardíamente en la evolución de la cultura humana; puede ser, por esa razón, estudiada más fácilmente en sus orígenes y en su evolución histórica; pero como función literaria, continúa la autora, la novela se identifica con la épica, una de las formas más antiguas de la literatura. Ambas representan las formas más altas de la literatura narrativa. (Ureña: 2020, 131)

Asimismo, CHU, también considera que la estructura de la novela, pues, se caracteriza por la complejidad y variedad. Destaca, a su vez, que, decimos que en la novela hay un mundo porque esa palabra refleja la multiplicidad de elementos que la integran y al mismo tiempo su unidad, como entidad total. Para la maestra dominico-cubana, la novela bien construida es una estructura integral, aunque su composición sea flexible o irregular. Por tanto, se formula las siguientes interrogantes en torno a la manera en que debemos apreciar el contenido de una novela al leerla, a saber: ¿Cómo podrá apreciar el lector una novela? ¿Cómo determinará su valor en comparación con otras obras? ¿Cómo podrá juzgar lo que significa? A ese respecto, la autora de Invitación a la lectura, cree que cada novela aparte de los principios generales que pueden aplicarse a la función novelesca, tiene sus características propias, y que nuestro juicio personal deberá basarse en primer término en lo que de esas características podamos apreciar. (Ureña: 2020, 139, 140).

 Sugerencias de CHU para formularse juicios sobre una novela

En torno a este sentido, Camila Henríquez Ureña recomienda cinco pasos a modo de preguntas, los cuales sirven para ayudarse a formular su propio juicio acerca de una obra novelesca. Por tanto, debemos prestar especial atención:

1ro Al asunto y al argumento o forma en que se desarrolla y en que se unen entre sí los episodios.

2do Al ambiente, natural o social, y la relación que tiene con la acción y con los personajes.

3ro A los caracteres de los personajes, como individuos, como tipos, o como símbolos si esa interpretación cabe. Al desarrollo que alcancen esos caracteres en el curso de la obra.

4to A la manera en que el autor o la autora presenta su narración. No solo su estilo o forma lingüística, al uso de la narración, la descripción y el diálogo, sino sus puntos de vistas, sus ideas respecto del espacio y del tiempo, hasta qué punto interviene su personalidad en la narración; qué métodos emplea para contar la historia, cómo se sitúa ante la realidad y la experiencia, cuál es el movimiento de la narración, su tempo.

5to Y, por último, ¿cuál es el significado de la obra? ¿Qué se propone estudiar, analizar o presentar? ¿De qué verdades nos convence o no? ¿Tiene, por encima de la acción evidente, significado más profundo? (Ureña: 2020, 157, 158).

Fuente: Enríquez Hureña, Camila. 2020. INVITACIÓN A LA LECTURA: (Notas sobre apreciación literaria). Colección Clásicos Dominicanos II. Ensayos. Editora Búho, Santo Domingo.

 

Por José Santana Guzmán 

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar