Comisión Hípica reacciona y alega el presidente Medina otorgó plenos poderes a Manfredo Codik

Por Enrique Alberto Mota miércoles 29 de julio, 2020

EL NUEVO DIARIO, SANTO DOMINGO.- La Comisión Hípica Nacional (CHN) dijo que el señor Manfredo Codik preside ese organismo con “plenos poderes”, incluyendo la administración del Hipódromo Quinto Centenario, en virtud de un decreto emitido por el presidente Danilo Medina en junio del año 2013.

El director de Relaciones Públicas de la CHN afirmó que el presidente Medina emitió el decreto 176-13 debido a que el parque de carreras se encontraba cerrado hacía casi 3 meses y el hipismo atravesaba entonces por una de sus peores crisis.

Mediante el mismo decreto fue nombrado el señor Julio César Cuello como administrador del hipódromo Quinto Centenario, quien nunca tuvo firma para la expedición de cheques ni acceso alguno a las cuentas bancarias del parque de carreras de caballos.

El relacionista de la CHN, Ángelo Rodríguez, dijo que al momento de producirse el referido decreto que nombró a Codik presidente de la CHN; Alejandro Debes, vicepresidente, y Christian Otoniel Peña, miembro, y a Cuello como administrador, el hipódromo arrastraba cuantiosas deudas con dueños de caballos, suplidores y distintas empresas, entre otros.

“Con la llegada de Manfred Codik a la comisión, las cosas fueron tomando su curso y en poco tiempo se restauró la señal del Camarero (se había interrumpido por falta de pago) y las carreras locales volvieron a realizarse sin ningún inconveniente, hasta que se produjo el cierre de marzo por el coronavirus”, dice Rodríguez en una nota enviada a El Nuevo Diario.

No cita, empero, que en el ínterin se produjeron agrias discrepancias entre el titular de la CHN y  Cuello, quien reclamó sus derechos como administrador recurriendo inclusive a los tribunales y al Ministerio de Administración Pública para que hiciera una delimitación de funciones.

Tampoco cita que en una ocasión fueron ininterrumpidas las carreras debido a la cancelación de una empleada, decisión que fue desconocida por el titular de la Comisión Hípica Nacional.

Entre otros incidentes que empeñaron la hípica se impidió que se realizaran apuestas en las bancas instaladas en el mismo hipódromo, de manera que los fanáticos que asistían a presenciar las carreras tenían que apostar en agencias fuera del parque.

Esa situación perduró hasta que en el año 2015 fue cancelado Cuello y nombrado en su lugar Oquendo Medina, quien por otras desavenencias luego renunció.

La nota de la CHN añade, sin embargo, que a raíz de la designación de  Codik, “la situación fue cambiando a grado tal que al momento de atacarnos el coronavirus transmitíamos carreras de varios hipódromos de Estados Unidos, además de las acostumbradas de Puerto Rico.

“Aquí corríamos dos veces a la semana, y el premio del poolpote y otros de menor cuantía se pagaban sin problema”, sostiene el documento.

Añadió que tampoco había deudas con dueños ni jinetes ni por ningún otro concepto, incluyendo servicios indispensables.

Mientras eso sucedía varias cuadras de caballos, incluida una propietaria de varios corceles  con calidad suficiente para competir en otros hipódromos, se marcharon del Quinto Centenario y otros redujeron considerablemente el número de ejemplares

En cada uno de los casos el argumento fue la forma dictatorial en que la CHN manejaba los asuntos del hipismo y un alegado trato preferencial para un grupo de propietarios de manera en particular.

Sectores vinculados a la hípica consideraron que el decreto que nombra a Codik era contrario al reglamento hípico que no contempla funciones administrativas para la CHN, y es inconstitucional porque viola el principio de  equidad, pues convierte a la entidad en juez y parte del hipismo.

Pese a múltiples quejas de sectores que consideran que el referido decreto es contrario a la mayoría de los textos legales vigentes en todas partes del mundo, porque viola el principio de equidad, la decisión ejecutiva solo ha sido variada para fijar en más de 200 mil pesos mensuales el sueldo del titular del organismo, que originalmente era honorífico.

Esta misma semana, el ya designado consultor jurídico del Poder Ejecutivo, Antoliano Peralta, opinó, al referirse al caso, que es “incorrecto” que alguien se supervise a sí mismo.

Sobre la posibilidad  de reiniciar las carreras de caballos, el relacionista de la CHN dijo que en la actualidad el hipódromo recibe una subvención económica del gobierno, “por lo cual Codik y Miguelina (la administradora (?)) coordinan cada ejecución que se le deba hacer a ese dinero, observando los más de 400 protocolos gubernamentales para tales propósitos”.

“Tan pronto den el permiso, nosotros estamos listos para correr en menos de diez días. Los caballos están listos, y el personal de establos solo esperan que nos den el visto bueno”, alegó.

Y agregó que debido a la falta de respuestas del ministro de la Presidencia, Gustavo Montalvo, a las múltiples comunicaciones que le han enviado con relación al hipódromo, es probable que el parque de carreras sea reabierto cuando asuma el nuevo gobierno.

Esa versión contrasta con otra que circula por los corrillos hípicos, según la cual el hipódromo no se ha podido reabrir debido a una deuda que mantiene la CHN con Puerto Rico y otras empresas no pueden reanudar el simulcasting.

Según la misma versión, sin el dinero que produce el simulcasting es imposible pagar los premios a los ejemplares ganadores a los niveles en que los ha situado Codik.

Mientras, ha surgido una nueva asociación de dueños de caballos de carrera que demanda la reapertura inmediata del Quinto Centenario, pues entienden que ya se han dado los pasos pertinentes y no resisten las pérdidas.

Ese mismo criterio sostiene un recién creado movimiento con el nombre “Rescate de la Hípica”, integrado por figuras como Simón Alfonso Pemberto y José Iván Moore, entre otros, que desaprueban el proceder de la CHN antes y durante la pandemia del COVID-19.

Anuncios