Comenzando a subir el 63% de Danilo que es más alto que el Everest

Por Humberto Salazar lunes 21 de agosto, 2017

Apenas ha pasado el primer año del segundo periodo de gobierno del Presidente Danilo Medina y hoy lunes 21 de agosto nos encontramos las historias periodísticas de los recorridos de candidatos de todos los colores que andan en campaña como si se les fuera la vida cocidos en sus ambiciones de llegar a la presidencia de la República.

En el Partido Revolucionario Moderno parece acercarse uno de los famosos combates de ¨mascara contra cabellera¨ que se especificaban hace muchos años en el Eugenio María de Hostos, entre Luis Abinader e Hipólito Mejía, quienes andaban cada uno por su lado por la provincia de La Romana, por demás esta decir quien arriesga la mascara y quien la cabellera.

Los verdes con sus precandidatos tapados se movilizaron en la provincia Peravia, al final de lo de Odebrecht es una excusa para promover a los que sueñan con replicar aquí a un ¨antipolítico¨ a la presidencia, aunque en este caso las marchas se están convirtiendo rápidamente en micromítines de los que solía realizar la izquierda en forma relámpago hace muchos años.

Y hasta Temístocles Montás volvió a sacar la cabeza después de su paso de unos días por la cárcel de Najayo, y aún sin resolver su problema con la justicia, publicó fotos de reuniones con dirigentes políticos de su partido en la ciudad de San Francisco de Macorís en lo que aparenta ser el primer paso para reconstruir su frustrado proyecto presidencial llamado ¨Temo al 16¨, ahora nos imaginamos será ¨Temo al 20¨.

Es decir, tenemos a un país que inexplicablemente se encuentra en una campaña electoral totalmente prematura, extemporánea, inoportuna, improcedente, impropia, inconveniente, inadecuada, y todos los sinónimos que podamos querer usar, pero un proselitismo que debía dirigirse a intentar participar en la solución de problemas mas importantes que la aspiración a la presidencia de algunos de estos viajeros domingueros.

Solo que a fines de la semana pasada el Ministro Administrativo de la Presidencia José Ramón Peralta, volvió a servir de vocero, quizás sin quererlo, de muy malas noticias para los que tienen aspiraciones presidenciales con miras a las elecciones del año 2020, y es que a pesar de la intensa campaña negativa que se cernido sobre el actual gobierno y el Presidente Medina, este mantiene una valoración del 63% en la ultima encuesta que se ha realizado para medir como visualiza la población el trabajo que esta realizando.

Somos muchos los que pensamos que el resultado de las elecciones del próximo 2020, estará fuertemente influenciado por el trabajo que realicen los funcionarios electos y designados del PLD y aliados desde los espacios de poder que desempeñan en este momento, tanto en el poder ejecutivo, el legislativo y los municipios.

Por lo que si después de Danilo Medina estar 5 años consecutivos al frente del estado y haber sido víctima en lo personal de la campaña mas perversa, feroz y calumniosa que haya recibido presidente alguno en ejercicio en los últimos años, se mantiene por encima del 60%, será muy difícil derrotar en las urnas al proyecto político que representa.

Lo normal en todo régimen democrático es que se cumpla la máxima de que ¨el poder desgasta¨, con lo que se quiere decir que las promesas que no se pueden cumplir, los problemas típicos que se acumulan, las propuestas que por una razón u otra quedan pendientes, son parte de las insatisfacciones que provocan la búsqueda por parte del electorado de nuevas opciones, porque al fin y al cabo el discurso político electoral se sostiene sobre la base de vender esperanza a una población que siempre tendrá necesidades no resueltas.

Esto no siempre se cumple, es mas, hay ejemplo de países, como Singapur, donde el Partido de Acción Popular de Lew Kwan Yew, el fundador de ese estado, ha sido el único que ha gobernado desde que se produjeron las primeras elecciones en ese pequeño estado de Asia y convirtió a un puerto infestado de mosquitos y expulsado de la Federación Malaya en 1963, en el país con mayor PIB del sudeste asiático y por eso el PAP sigue ganando elecciones.

La lucha politica prematura que se ha desatado en la República Dominicana se presenta en este momento como una montaña mas alta que el Everest, para los que aspiran en el 2020 a ocupar la famosa ¨silla de alfileres¨ como la bautizó el Presidente Joaquín Balaguer, y es ese, por ahora, 63% de valoración positiva que mantiene Danilo aun en medio del ciclón de acusaciones que echaron encima de el durante meses las voces de este país dedicadas a la vocinglería y a la mezquindad.

Sabemos perfectamente que la política es cambiante, que las cosas que hoy son de un color de repente se convierten en otro de repente porque, después de todo, esta es una ciencia social y depende la mayoría de las veces de la percepción que se construye en los seres humanos, que al final son los receptores de los mensajes, positivos y negativos, y quienes deciden premiando o castigando con su voto a quienes los van a gobernar.

Ese en este momento es el gran problema de los ¨aspiradores¨, el 63% del actual presidente, como ellos andan en campaña electoral franca, arengando a sus tropas para una lucha electoral que se nos antoja muy prematura, después que no se quejen de los letreros reeleccionistas y de todo lo demás que tanto les preocupa.

Después de todo ese 63% también tiene derecho a expresar su parecer, ¿o es que ahora quieren que dominen las minorías?, cuando vienen a ver aquí estamos en campaña todos, porque parece que la política y no el beisbol es el verdadero deporte nacional.

Comenta