Coleman reclama la herencia de Bolt con 6.37, récord de campeonatos

Por EFE sábado 3 de marzo, 2018

EL NUEVO DIARIO, Birmingham.- Siete meses después de la retirada del mejor velocista de todos los tiempos, Usain Bolt, el estadounidense Christian Coleman ratificó este sábado en los Mundiales en sala de Birmingham su condición de nuevo rey del esprint al conquistar el título de 60 metros con un registro de 6.37, nuevo récord de los campeonatos.

El chino Bingtian Su llegó segundo con récord asiático (6.42), seguido del otro estadounidense Ronnie Baker (6.44).

El velocista de Atlanta se presentó en Birmingham con el propósito de ser investido, con 21 años, sucesor del astro jamaicano pero tenía que vencer, entre otros, a Baker, segundo del ránking mundial con 6.40, y al impetuoso Bingtian Su, tercero de la lista con 6.43, que había deslumbrado en la campaña bajo techo.

Con su récord mundial de 60 metros (6.34) todavía caliente, cuando conquistó su primer título nacional la semana pasada en la altitud de Alburquerque, Coleman era el claro favorito y nadie fue capaz de desmentirlo sobre la pista.

Su tobillo privilegiado le catapultó en 151 milésimas y se deslizó sobre la pista de forma que su victoria nunca estuvo en peligro.

El año pasado regresó de los Mundiales al aire libre de Londres con un sabor agridulce. Batió por una centésima al más grande de todos los tiempos en la final de 100 metros -Bolt tuvo que despedirse con un modesto bronce-, pero a su vez fue derrotado por un atleta quince años mayor que él, su compatriota Justin Gatlin.

La de Birmingham es su primera medalla de oro en un gran campeonato.

Anuncios
Apple Store Google Play
Continuar