CODIA: Falta de planificación oficial provoca lluvias causen pérdidas económicas y de vidas

Por El Nuevo Diario Domingo 7 de Mayo, 2017

EL NUEVO DIARIO, SANTO DOMINGO.-La grandes pérdidas económicas y de vidas provocadas por los fenómenos naturales que cíclicamente impactan al país, es debido a la ausencia de una política oficial clara y definida de planificación territorial y asentamientos humanos, aseguró el ingeniero Teodoro Tejada, expresidente del Colegio Dominicano de Ingenieros, Arquitectos y Agrimensores (Codia)

Manifestó que, aunque no ha sido cuantificado, las últimas tres temporadas de lluvias han provocados daños en términos económicos por unos 10 mil millones de pesos, lo que , a su juicio, se habría reducido si existiera un verdadero plan de prevención para contrarrestar las constantes crecidas de los ríos que afectan las infraestructuras, agricultura y causan lamentables pérdidas humanas.

Agregó que frente a esta situación, el gobierno está compelido implementar un programa de constantes mantenimientos respaldado por una verdadera política pública que asegure el dragado ,canalización y encauzamiento de ríos, presas, , arroyos, limpiezas de canales de riego, cañadas, drenajes transversales y longitudinales, control de malezas en cunetas de carreteras y caminos vecinales.

Asimismo, dijo Tejada, intervenir las formaciones de meandros cerca de las pilas de los puentes en ríos, para evitar los desplazamientos de los aproches, medidas estas que de realizarse evitarían que estos fenómenos atmosféricos se conviertan en desastres naturales.

Expresó que es penoso observar como los más humildes de nuestro país, sufren la consecuencia por el Estado no realizar lo que se tiene obligatoriamente que hacer, que es trabajar para el mejor funcionamiento de la nación y la seguridad de las familias.

Sostuvo que cada vez que llegan los torrenciales aguaceros, por negligencia de los funcionarios, se repite la misma historia de pérdida de vidas, mientras casuchas con todos y sus humildes enseres son arrastrados por las enfurecidas aguas de ríos, cañadas y arroyos.

A modo de ejemplo de la situación, el expresidente del Codia, indicó que en octubre y noviembre del año pasado, las lluvias caídas en la provincia de Puerto Plata causaron daños que todavía no han sido cuantificados, a la vez que en el Bajo Yuna, conforme a las informaciones de la Dirección Regional del Ministerio de Agricultura en la provincia Duarte, se dañaron 10,327 tareas de arroz, 5,108 de plátanos, entre otros frutos menores.

Estos mismos aguaceros dañaron unos 130 puentes en 14 provincias, carreteras, caminos vecinales y calles, se deterioraron por las inundaciones, lo que provocó que el gobierno realizara una inversión por encima de los 100 millones de pesos en su reparación.

Tejada, subrayó que las últimas precipitaciones caídas a finales del pasado mes de abril , el Ministro de Obras Publicas informó que los daños a la red vial sobrepasan los cinco mil millones de pesos, y que con las lluvias colapsaron 42 puentes, se afectaron 13 carreteras y 18 caminos vecinales.

Este informe se contradice con el suministrado por el COE, que señala que esos mismos aguaceros provocaron el colapso de 13 puentes y daños a otros 61, afectaron 31 carreteras y 49 caminos vecinales, quedando 92 comunidades aisladas y 46 acueductos fuera de servicio.

Agregó que la falta de planificación que se observa en todo el territorio nacional y que demuestra la política de improvisación, lo constituye igualmente la imprudencia cometida en la provincia La Vega donde se levanta un proyecto habitacional de cinco lotes de cuatro bloques para un total de 160 apartamentos contiguo al rio Camú, en la comunidad de San Miguel.

Con las ultimas aguas caídas en la zona, por la crecida de este importante rio el proyecto se ha inundado y, tras lo ocurrido se trabaja apresuradamente en el encausamiento de esta fuente acuífera próximo a la citada construcción, puntualizó para agregar que lo peor de la situación es que esas edificaciones se construyen para ubicar a los desalojados de la comunidad del Riíto y a los que residían cercanos al río San Miguel, lo que necesariamente preocupa a estas humildes familias, que los sacan de una zona de alta vulnerabilidad y el mismo Estado les construye en un lugar de gran peligrosidad

Tejada, reiteró que el gobierno y sus técnicos deben unir esfuerzos para instaurar una verdadera y seria política de prevención para evitar que el país siga gastando cuantiosos recursos económicos en reparación de daños provocados por los fenómenos naturales , los cuales podrían reducirse a su mínima expresión si se establece una real planificación oficial.