Chris Duarte da un buen ejemplo

Por William Aish

Entre el pasado martes y miércoles el NBA Chris Duarte ha sido tendencia porque fue visto en el Virgilio travieso Soto entrenando previo a la segunda fase (cuarta ventana) del Clasificatorio al Campeonato Mundial de Baloncesto 2023, en la que Dominicana se medirá a Panamá, el jueves 25 de agosto, en el Palacio de los Deportes Profesor Virgilio Travieso Soto, luego, el 29 viajarán a Venezuela para enfrentarse a ese país.

 

Sin aparataje ni séquito Duarte, nativo de Puerto Plata llegó el martes en la tarde-noche a la casa de Don Virgilio, donde conversó amenamente con los pocos periodistas que se dieron cita. Entrenó y tiró bolas al aro. 

La actitud de Duarte, de los Pacers de Indiana es digno de admirar, ya que viene de lidiar con una lesión que lo limitó a solo 55 partidos en su primera campaña en la NBA.

Duarte llegó hace días al país, hizo diligencias personales, pero ya se está poniendo en forma para ir probando su pie izquierdo.

Ojalá que esa actitud de Duarte motive a los otros dominicanos NBA, Al Horford y Karl Towns, jugadores que son esperados por los fanáticos del patio, pero no han podido ponerse la camiseta nacional desde hace un buen tiempo.  

Ya Duarte piropeó a Towns en unas declaraciones para El Nuevo Diario en febrero del año en curso, donde dijo que “es un muchacho muy humilde, no pensé que él era así, porque siempre se ve callado”.

Lo de Duarte es digno de admirar, porque, en su primer año de la NBA, se lesionó, y en vez de descansar y rehabilitarse para estar listo para la próxima temporada con los Pacers, aprovecha el tiempo para ponerse la camiseta dominicana para la Ventana FIBA y demostrar su amor por el país.

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar