Choques y reclamos

Por Felix Correa

La historia que nunca acaba y que deja a los afectados un sabor muy amargo lo constituye la escena de dos o mas personas involucradas en un choque de vehículos, ya que no tienen la certeza de quien le reparará el daño.

Lo ideal y lo que se supone que está estipulado, no solo en la ley de seguros, la cual es bien vulnerable; sino en el código civil, en los artículos 1382 hasta el 1386, es que todo el daño que una persona cause a otro debe ser resarcido por la persona que afectó; y éste es uno de los motivos fundamentales o el único por lo que existe la obligatoriedad de tener una póliza de seguros de vehículo antes de transitar por las vías públicas.

Apelamos a la sensatez y conciencia de las personas que transitan por las vías en cualquier vehículo, primero a no hacerlo sin cerciorarse de que dicho vehículo tenga una póliza vigente; segundo que la misma tenga coberturas con limites ampliados y tercero a que cuando comentan un acto que afecte a otros, ya sea daños a la propiedad ajena o lesiones o muertes a terceros, esté dispuesto a asumir, por lo menos una declaración seria y real.

Pero lo antes dicho se convierte en utópico, ya que la mayoría de los involucrados, saben que el declarar lo contrario a lo establecido no trae consigo una consecuencia peor.

Hay países donde hacer una declaración falsa en cualquier tribunal le puede costar la cárcel y perder todo, sin embargo en República Dominicana decir en unas de las oficinas prestas para levantar un Acta Policial lo contrario a lo ocurrido es mas beneficiario que decir la verdad; no puede haber ningún régimen de consecuencias si el hecho no es investigado.

Realmente nos sentimos desprotegidos al recibir un daño de alguien y en vez de esperar el reparo, lo que recibimos es una negación de que los hechos fueron tal y como ocurrieron.

Otro punto y aun más peligroso, incluso para la seguridad ciudadana es que las Aseguradoras al momento de ofrecer una indemnización por daños a la propiedad ajena lo hagan con sumas tan irrisorias que no representan ni un quince por ciento del presupuesto de los daños reales, sin tomar en cuenta que este hecho está llevando a las gentes a enfrentarse en las calles por una colisión en dos, tres o mas vehículos.

Le exhortó a los tribunales a agilizar los casos de transito, ya que lo que hace largo el proceso y sobre todo que las Aseguradoras ofrezcan sumas irrisorias es precisamente el tiempo para emitir sentencias.

Por Félix Correa

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar