China prevé suministrar 10 millones de dosis de vacunas al fondo global Covax

Por EFE miércoles 3 de febrero, 2021

EL NUEVO DIARIO, PEKÍN.- China prevé suministrar 10 millones de dosis de vacunas para la covid al fondo de acceso global Covax de la Organización Mundial de la Salud (OMS), una vez que tres farmacéuticas del gigante asiático han pedido sumarse a esta iniciativa, informó hoy el Ministerio de Asuntos Exteriores.

Covax es una iniciativa público-privada, apoyada por la OMS y la alianza mundial para la vacunación GAVI, para promover el acceso a las vacunas para el SARS-CoV-2 de manera equitativa en todo el mundo.

El fondo prevé comenzar este mes a suministrar vacunas a países de ingresos bajos y medios, y espera distribuir entre 2.000 y 3.000 millones de dosis en el conjunto del año.

Las tres farmacéuticas chinas que han solicitado sumarse a la iniciativa son Sinovac Biotech, Sinopharm y CanSino Biologics, todas productoras de vacunas que han concluido la última fase de ensayos clínicos.

Las vacunas de Sinovac y Sinopharm se están utilizando ya o prevén usarse en países de Latinoamérica, Oriente Medio y Asia, como Brasil, Chile, Uruguay, Bolivia, Emiratos Árabes Unidos, Turquía o Indonesia, mientras que la de CanSino Biologics recibió el pasado julio la aprobación para su uso en el Ejército chino.

Hungría, desmarcándose de la Unión Europea, también ha cerrado un contrato de compra de cinco millones de dosis a Sinopharm, de la que Perú espera recibir un millón.

El portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores de China Wang Wenbin anunció hoy que las tres compañías suministrarán 10 millones de dosis a Covax, aunque no proporcionó más detalles.

La OMS debe revisar y aprobar primero su solicitud para formar parte del programa, para lo que ha creado un grupo de expertos que verifican en China que éstas cumplen con los requisitos de calidad establecidos a nivel internacional.

La organización de salud internacional solo ha autorizado hasta el momento el uso de emergencia de la vacuna de Pfizer y BioNTech, en un procedimiento que sirve de guía para decenas de países en desarrollo que no cuentan con la capacidad técnica para homologar este tipo de productos.

El pasado 31 de diciembre, las autoridades chinas dieron por primera vez luz verde a la comercialización de una de las vacunas para la covid desarrolladas en el país, la de Sinopharm y su subsidiaria Instituto de Productos Biológicos de Pekín.

Ambas compañías informaron de que la eficacia de la vacuna era del 79,34 %, según datos provisionales de la fase 3 de ensayos clínicos.

El presidente de CNBG -subsidiaria de Sinopharm de la que depende el Instituto de Productos Biológicos de Pekín-, Wu Yonglin, aseguró entonces que las pruebas se llevaron a cabo con estándares “que superan a los existentes, incluso a los de la OMS”.