China modera el aumento del gasto militar este año hasta un 7%

Por El Nuevo Diario Sábado 4 de Marzo, 2017

EL NUEVO DIARIO, PEKIN.- China aumentará su gasto en Defensa alrededor del 7 % este año, el incremento más bajo en casi una década, en plena reestructuración de sus Fuerzas Armadas y de la desaceleración de su economía.

El presupuesto de Defensa supondrá el 1,3 % del PIB chino y ascenderá a algo más de un billón de yuanes (unos 141.000 millones de euros, 148.000 millones de dólares) en 2017, según el dato aproximado revelado hoy por la portavoz del Legislativo chino, Fu Ying, en una rueda de prensa en Pekín.

El primer ministro, Li Keqiang, anunciará mañana el dato definitivo y si éste no supera el 7,5 % será el aumento más bajo que acuerda el país en al menos diez años y el segundo ejercicio consecutivo en que no crece a doble dígito.

En 2016, el Gobierno incrementó el gasto militar un 7,6 %, el aumento más bajo en seis años. El año anterior, la subida había sido del 10,1 %.

China, no obstante, se sigue situando como la potencia que más invierte en Defensa por detrás de Estados Unidos, aunque está lejos de alcanzarle y esa brecha parece que crecerá tras el anuncio del presidente Donald Trump, que pretende abanderar el "gran resurgir" militar estadounidense con una subida del gasto del 10 %.

En este contexto, la portavoz de la Asamblea Nacional Popular (Parlamento) defendió hoy la necesidad china de invertir en su Ejército para proteger los intereses y la seguridad nacionales, si bien rechazó que eso suponga una amenaza para la estabilidad internacional.

Además, matizó que el gasto militar chino respecto al PIB se sitúa muy por debajo del de EEUU, que dedica un 3,3 % de su Producto Interior Bruto a defensa, y aún es inferior a lo que la OTAN ha pedido a sus socios (al menos un 2 %).

"Durante la última década, el mundo ha sido testigo de numerosos conflictos e incluso guerras que han causado una gran pérdida de vidas y pobreza, así como el desplazamiento de muchos refugiados. Nada de esto ha sido causado por China", destacó Fu Ying, en respuesta a las preocupaciones de otros países.

En línea con la portavoz, el profesor de Relaciones Internacionales de la Universidad de Pekín Wang Dong consideró que el aumento anunciado es "moderado" y que responde a la desaceleración de la economía china y al proceso de reestructuración de sus Fuerzas Armadas, lanzado a finales de 2015 para reducirlas en 300.000 militares, y que concluirá este año.

"No hay nada por lo que alarmarse", señaló Wang en declaraciones a Efe y aseguró que el presupuesto militar se corresponde con la "media mundial".

El dato tampoco sorprendió al exgeneral del Ejército chino Yue Gang, quien no apostaba por un fuerte aumento pues, a su juicio, China no se enfrentará a grandes amenazas de seguridad este año.

"Trump (el mayor desafío de China en el exterior) está en un periodo de adaptación y no va a hacer grandes apuestas", opinó en declaraciones a Efe.

La portavoz del Parlamento chino esperó en ese sentido que Trump tome el camino de la cooperación, aunque advirtió de que China responderá "con calma" a los desafíos que EEUU le presente.

El Mar de China Meridional, foco de tensiones regionales, se espera que siga siendo un punto de fricción entre Washington y Pekín, y varios analistas locales consideran que gran parte del presupuesto militar de China irá destinado a los planes de sus Fuerzas Navales.

Los avances de China en los mares de la región, que reclama prácticamente en su totalidad, han generado críticas de países vecinos y de Washington, que acusa a Pekín de militarizar la zona.

"La tendencia (en la zona) está muy clara. China y los países de la ASEAN continúan con sus consultas y negociaciones. La situación en el Mar de China Meridional se está calmando, el futuro dependerá de las intenciones de Estados Unidos", indicó al respecto la portavoz de la Asamblea.

Fu llamó al diálogo para resolver estos conflictos, si bien consideró que China debe estar atenta a la injerencia de fuerzas extranjeras, en clara referencia a la Administración Trump.