China: el Sistema de Crédito Social y la tecnología 5G

Por Nelson J Medina viernes 27 de septiembre, 2019

La República Popular de China se encuentra a la vanguardia tecnológica mundial. En ese sentido, el Estado ha promovido reformas que incentivan a toda la sociedad estudiar de manera técnica o profesional en el área.

De ese modo, implementaron carreras en ingeniería de software en inteligencia artificial, robótica, estadísticas de redes, marketing financiero digital, nanotecnología,  biotecnología entre otras; que son pilar fundamental de la política social del presidente Xi Jinping.

Durante mayo del 2018, el gobierno de China lanzó el proyecto más ambicioso en tecnología jamás antes visto: el Sistema de Crédito Social. Esta herramienta puede definirse como el programa colector de información individual y colectiva digital más global sistemáticamente.

Aunque en la actualidad opera a modo de prueba o  “versión beta”, procura enlazar de manera homogénea, el aspecto político, económico y social del gigante asiático y sus ciudadanos, a través de diferentes plataformas electrónicas para el año 2020. Para eso, se procrearon aplicaciones digitales de información propias de China.

Esto así consigue preservar la solidez y eficacia del sistema, ya que además este prohíbe el uso de plataformas y redes sociales comúnmente conocidas. Ejemplo de esto, es el desarrollo de un sistema navegador llamado Baidu; su sistema de mensajería instantánea, red social y la vez bancaria: Wechat; sin dejar atrás el afamado mercado de compras por internet: Alibaba.

Esta revolucionaria estructura obtendrá la mayor base de datos en tiempo real de sus ciudadanos, de forma detallada y organizada. También, dispondrá de amplia facilidad para el Estado chino de garantizar la seguridad, solidaridad y el progreso de la población; mediante el uso de un sistema de supervisión que se conectará automáticamente con el Sistema Crédito Social. Como consecuencia, se  instalaron poco más de tres millones de cámaras de vídeo alrededor de distintos puntos estratégicos del territorio, con la finalidad de evitar, inclusive, que un habitante de ese país de manera peatonal, no cruce un semáforo en rojo sin ser registrado.

No obstante, así como ese instrumento busca salvaguardar a todos los individuos de la nación asiática impulsando un estado de bienestar, llevándolos hacia un refinamiento ejemplar de su comportamiento, también explora las vías más idóneas para establecer un régimen de consecuencia riguroso, que asegure el impero de su ordenamiento legal, civil y político. Todo eso, por supuesto, respetando los derechos inherentes al ser humano. Por esa razón, el Sistema de Crédito Social, suministra un perfil de cada ciudadano y, además le otorga un crédito de mil puntos, donde la calificación mayor se traduce de A hasta D; siendo el primero el más ejemplar de los  ciudadanos (que siempre paga sus impuestos, es responsable con su familia y trabajo, protege el medio ambiente, es leal a los ideales del partido, ejerce cantidad favorable de servicio comunitario, no comete violaciones a las leyes entre otros). El segundo, la peor apreciación que puede hacer el sistema a un ciudadano; aquel que incurra en lo contrario a lo anteriormente expuesto y, por lo tanto se deberá aplicar la sanción que provea la ley.

En efecto, si bien es cierto que el Sistema de Crédito Social pudiese ser un mecanismo que estimule el debate sobre las libertades civiles  y políticas, no menos cierto es que también sería una alternativa efectiva para la supresión de todo tipo de violación a las leyes y, además, proporcione en base a las nuevas tecnologías, una sociedad más disciplinada, justa  y armoniosa.

El futuro de la tecnología 5G

Se conoce como tecnología 5G aquella plataforma de internet que tendrá la habilidad de interactuar a una velocidad de más de 20GB por segundos sin interrupción. En otras palabras, se podrá bajar una película del internet en solo tres segundos o ver más de doscientos videos en “streaming” al mismo tiempo.

Cabe resaltar, que uno de los matices más relevantes del desarrollo de esta tecnología es la latencia, que es la capacidad de respuesta inmediata en el tiempo que será de un milisegundo; es decir quinientas veces más rápido que un parpadeo.

Como resultado del ascenso de esta tecnología, una antena 5G tendrá la posibilidad de abastecer cien computadores en tan solo un metro, y una calle con estos aparatos podrá conectar a más de un millón de dispositivos sin cabida a ralentización.

Algunos científicos tecnológicos vaticinan que la tecnología 5G no solamente accederá a desarrollar vehículos automáticos sin necesidad de conductor con margen de colisión de 0.1 por ciento, y nuevo armamento militar, sino que también, dará lugar a automatizar hospitales y al perfeccionamiento de inteligencia artificial capaz de darle otro sentido evolutivo a la humanidad. Por consiguiente aquel que logre completamente tomar la delantera de esta tecnología será, en los próximos años, quien dirija las reglas del nuevo orden mundial.

En síntesis, que el dragón asiático sea el pionero del 5G, y a través  de él se haya inventado una sofisticada y poderosa herramienta como es el Sistema de Crédito Social, reafirma considerablemente su liderazgo en el ámbito tecnológico.

Finalmente, este cambio de época con el cual China sacude el planeta con avances científicos y tecnológicos,  nos motiva sin duda continuar observando de cerca los acontecimientos que se avecinan.

Por Nelson J. Medina

Anuncios

Comenta